¿Qué es el CBD?

El cannabidiol (CDB) es un compuesto natural que se encuentra en la flor resinosa del cannabis, una planta con una rica historia como medicamento que se remonta miles de años atrás. En la actualidad, los científicos y médicos de todo el mundo están probando y confirmando las propiedades terapéuticas del CBD. Una sustancia segura y no adictiva, el CBD es uno de los más de cien «fitocannabinoides», que son exclusivos del cannabis y le confieren a la planta su robusto perfil terapéutico.

El CBD está estrechamente relacionado con otro fitocannabinoide medicinalmente activo importante: el tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto que causa la psicoactividad por el que es famoso el cannabis. Estos son los dos componentes del cannabis que han sido más estudiados por los científicos.

Tanto el CBD como el THC tienen atributos terapéuticos significativos. Pero a diferencia del THC, el CBD no hace que una persona se sienta “drogada” o intoxicada. Esto se debe a que el CBD y el THC actúan de diferentes maneras en diferentes receptores en el cerebro y el cuerpo.

El CBD puede realmente disminuir o neutralizar los efectos psicoactivos del THC, dependiendo de la cantidad de cada compuesto que se consume. Muchas personas quieren los beneficios para la salud del cannabis sin la psicoactividad, o con menos muy poco de ella.

El hecho de que el CBD es terapéuticamente potente y no intoxicante, y fácil de tomar como un aceite de CBD, lo convierte en una opción de tratamiento atractiva para aquellos que son cautelosos al probar el cannabis por primera vez.

CBD: LA MOLÉCULA MULTIUSOS

Muchas personas están buscando alternativas a los productos farmacéuticos con efectos secundarios severos: la medicina está más en sintonía con los procesos naturales. Al aprovechar cómo funcionamos biológicamente en un nivel profundo, el CBD puede brindar alivio para el dolor crónico, la ansiedad, la inflamación, la depresión y muchas otras afecciones.

Una amplia investigación científica, en gran parte patrocinada por el gobierno de los EE. UU., Y los crecientes relatos anecdóticos de pacientes y médicos destacan el potencial del CBD como tratamiento para una amplia gama de enfermedades, que incluyen (pero no se limitan a):

- Enfermedades autoinmunes (inflamación, artritis reumatoide)

- Afecciones neurológicas (Alzheimer, demencia, Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia, corea de Huntington, derrame cerebral, lesión cerebral traumática)

- Síndrome metabólico (diabetes, obesidad)

- Enfermedad neuropsiquiátrica (autismo, TDAH, trastorno de estrés postraumático, alcoholismo)

- Trastornos de la tripa (colitis, enfermedad de Crohn)

- Disfunción cardiovascular (aterosclerosis, arritmia)
- Enfermedad de la piel (acné, dermatitis, psoriasis).

El CBD ha demostrado efectos neuroprotectores y sus propiedades contra el cáncer se están investigando en varios centros de investigación académica en los Estados Unidos y en otros lugares. Un estudio de cáncer cerebral realizado en 2010 por científicos de California descubrió que el CBD «aumenta los efectos inhibitorios del THC en la proliferación y supervivencia de las células del glioblastoma humano». Esto significa que el CBD hace que el THC sea aún más potente como sustancia anticancerígena. También en 2010, investigadores alemanes informaron que el CBD estimula la neurogénesis, el crecimiento de nuevas células cerebrales, en mamíferos adultos.

¿CÓMO FUNCIONA EL CBD?

CBD y THC interactúan con nuestros cuerpos de diversas maneras. Una de las principales formas en que nos impactan es imitando y aumentando los efectos de los compuestos en nuestros cuerpos llamados «cannabinoides endógenos», llamados así por su similitud con los compuestos que se encuentran en la planta de cannabis. Estos «endocannabinoides» son parte de un sistema regulatorio llamado «sistema endocannabinoide”

El descubrimiento del sistema endocannabinoide ha mejorado significativamente nuestra comprensión de la salud y la enfermedad. Tiene implicaciones importantes para casi todas las áreas de la ciencia médica y ayuda a explicar cómo y por qué el CBD y el THC son compuestos tan versátiles, y por qué el cannabis es una planta que altera ampliamente el estado de ánimo, a pesar de su estado ilegal.

El sistema endocannabinoide desempeña un papel crucial en la regulación de una amplia gama de procesos fisiológicos que afectan nuestra experiencia diaria: nuestro estado de ánimo, nuestro nivel de energía, nuestra fortaleza intestinal, actividad inmunológica, presión arterial, densidad ósea, metabolismo de la glucosa, cómo experimentamos el dolor, el estrés, hambre y más.

¿Qué sucede si el sistema endocannabinoide no funciona correctamente? ¿Cuáles son las consecuencias de un sistema endocannabinoide hiperactivo o deficientemente crónico?
En una palabra, la enfermedad.
La ciencia de vanguardia ha demostrado que el sistema endocannabinoide está desregulado en casi todas las condiciones patológicas. Por lo tanto, es lógico pensar que «la modulación de la actividad del sistema endocannabinoide puede tener un potencial terapéutico en casi todas las enfermedades que afectan a los humanos», como sugirieron Pal Pacher y George Kunos, científicos del Instituto Nacional de la Salud (NIH) de EE. UU., En una publicación de 2014.
Al modular el sistema endocannabinoide y mejorar el tono del endocannabinoide, el CDB y el THC pueden retardar o, en algunos casos, detener la progresión de la enfermedad.

CBD FARMACÉUTICO

Hay mucho entusiasmo por el potencial de curación del CBD, con una buena razón.

Pero no fue hasta el 25 de junio de 2018, que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) reconoció el cannabidiol como un medicamento real al aprobar Epidiolex, una formulación farmacéutica de CBD casi pura, como un tratamiento para dos trastornos convulsivos pediátricos graves, Lennox- Síndrome de Gastaut y síndrome de Dravet.

Esta fue la primera vez desde la época de la locura de la lechuga del diablo hace 80 años, cuando la «marihuana» se convirtió en un crimen en lugar de una cura, que el gobierno federal había aprobado oficialmente un producto derivado del cannabis.

En respuesta a la histórica decisión de la FDA, la Administración de Control de Drogas (DEA) anunció en septiembre de 2018 que había eliminado Epidiolex de la clasificación de la Lista I, una categoría reservada para las drogas peligrosas sin valor médico.
De aquí en adelante, Epidiolex se consideraría un medicamento de la Lista V, la designación menos peligrosa según la Ley de Sustancias Controladas.

Pero la DEA mantuvo el cannabis y el propio CBD en el Anexo I como un narcótico ilegal. En el mundo, según el Tío Sam, el CBD farmacéutico es oficialmente el único cannabinoide bueno, mientras que el resto de la planta sigue siendo una hierba «malvada».

Dada la reputación de CBD como un remedio artesanal popular, uno podría pensar que Epidiolex llamaría mucho la atención «off-label». Después de todo, los médicos a menudo recetan productos farmacéuticos que no están en la etiqueta para tratar afecciones que no eran el foco real de los ensayos clínicos. Pero la etiqueta de precio costosa para Epidiolex (más de $ 30,000 al año) excluye la prescripción de la etiqueta, así como el acceso asequible para decenas de millones de estadounidenses sin seguro de salud.

ACEITE DE CBD

Para aquellos que no pueden obtener CBD farmacéutico, hay numerosas tiendas en Internet, mercados comunitarios, cafeterías, clubes de salud, oficinas de quiropráctica, boutiques de lujo y estaciones de servicio que venden diversos productos derivados de la resina de CBD derivados del cáñamo, incluidos los isolados de CBD puro comparables en productos químicos.

Maquillaje a Epidiolex.

Los productos de aceite de CBD y las flores con diferentes niveles de THC y CBD también están disponibles para fumar o vaporizar en los dispensarios de cannabis en los estados que han legalizado la hierba para uso terapéutico.
En respuesta a la demanda masiva de los consumidores, un enorme mercado no regulado de productos derivados de la resina de CBD alcanzó una masa crítica en 2018. Un aumento repentino del interés de los consumidores en todas las cosas de CBD fue repentinamente digno de mención con huestes de elogios provenientes de atletas, estrellas de cine, mamás de fútbol y padres de niños desesperadamente enfermos.

El aceite de CBD se ha promocionado como un curativo para los enfermos y como un preventivo para la salud, un paliativo de uso múltiple tanto para mascotas como para personas de todas las edades.

Pero junto con una creciente conciencia del cannabidiol como un potencial auxiliar de salud, también ha habido una proliferación de conceptos erróneos sobre el CBD y la terapéutica del cannabis.

EL DESAFÍO DEL CBD

El CBD es una molécula, no un milagro. Muchas personas podrían beneficiarse significativamente del acceso legal a una amplia gama de remedios para el cannabis, no solo productos con bajo contenido de THC o sin THC. El CBD solo no siempre puede hacer el truco. Existe evidencia convincente de que el CDB funciona mejor en combinación con el THC y el espectro completo de otros componentes de cannabis.

Descubrir cómo optimizar el uso terapéutico del cannabis es la fuerza impulsora detrás del gran experimento de laboratorio en democracia conocida como marihuana medicinal que se ha desarrollado estado por estado y país por país en los últimos años.

La llegada de potentes concentrados de aceite de cannabis, productos no intoxicantes ricos en CBD y sistemas innovadores de suministro sin humo ha transformado el panorama terapéutico y ha cambiado la conversación pública sobre el cannabis.

Ya no se trata de debatir si el cannabis tiene mérito como medicamento a base de hierbas; hoy en día, el desafío clave es discernir cómo utilizar el cannabis para obtener el máximo beneficio terapéutico. Dado su perfil de bajo riesgo, muchas personas están usando CBD como una terapia complementaria a sus planes de tratamiento existentes.

Pero la mayoría de los profesionales de la salud saben poco sobre el CBD o la terapéutica del cannabis y carecen de la experiencia suficiente para asesorar adecuadamente a los pacientes con respecto a la dosis, los modos de administración, las sinergias de CBD / THC y cualquier factor de riesgo, incluídas las interacciones con otros medicamentos.

En cambio, la responsabilidad ha estado en una comunidad de pacientes autosuficientes, familias de apoyo y unos pocos médicos pioneros que han aprendido mucho a través de prueba y error y compartieron información sobre cómo navegar por vías prometedoras de la terapia de cannabis.

En cambio, la responsabilidad ha estado en una comunidad de pacientes autosuficientes, familias de apoyo y unos pocos médicos pioneros que han aprendido mucho a través de prueba y error y compartieron información sobre cómo navegar por vías prometedoras de la terapia de cannabis.

¿QUÉ PASA CON EL CBD DE CÁÑAMO?

Lo que comenzó como una rebelión popular contra la prohibición del cannabis se transformaría en un mercado multimillonario catalizado por el redescubrimiento del CBD como una opción de bienestar. El aceite de CBD está al rojo vivo y parece que todos, tanto los que hacen el bien como los que se benefician, quieren una parte de la acción.
El CBD también ha catalizado el renacimiento de la industria estadounidense del cáñamo, que se mantuvo inactiva durante décadas debido a la política de la guerra contra las drogas. La Ley Agrícola de 2018 incluye una disposición que legaliza el cultivo de cáñamo (cannabis con menos del 0,3 por ciento de THC) en gran parte debido a la popularidad y la fuerza económica impulsora del CBD.

El cultivo del cáñamo es ahora una industria agrícola legítima en los Estados Unidos. Pero extraer aceite rico en CBD de la biomasa de cáñamo y comercializar concentrados de aceite de CBD e isolados para ingestión e inhalación, es pararse en los dedos de los pies de las grandes farmacéuticas y está mal visto por la DEA y la FDA.

Dejando a un lado las legalidades, el cannabidiol derivado del cáñamo es solo un clic del ratón o un toque de teléfono para cualquiera que esté dispuesto a tirar los dados y comprar productos de aceite de CBD que se fabrican con poca supervisión regulatoria.

La ventaja de todo esto es el fácil acceso al aceite de CBD; La desventaja es la calidad inconsistente.

Muchos productos derivados del aceite de CBD derivados del cáñamo están mal etiquetados en cuanto al contenido de cannabidiol y THC. Y el aceite de CBD mal procesado puede estar contaminado con residuos de solventes tóxicos, pesticidas, jarabe de maíz, sabores y colores artificiales y otros contaminantes.

Afortunadamente, también hay productos de aceite de CBD de buena calidad para el consumidor consciente, el lector de etiquetas, el investigador de la marca, que entiende que el cannabis y el CBD se utilizan mejor como parte de un estilo de vida saludable.


Derechos de autor, Project CBD. No puede ser reimpreso sin permiso.


 

AttachmentSize
PDF icon Introducción al CBD2.69 MB