5 secretos de CBD

Datos poco conocidos sobre el cannabidiol y el aceite de CBD.
Por Martin A. Lee el Septiembre 05, 2019
Planta de cáñamo delante de la puesta de sol en un cielo amarillo.

El cannabidiol y el aceite de CBD aparentemente están en todas partes en estos días, a pesar del estado legal confuso de este prolífico compuesto. Pero, ¿cuánto sabemos realmente sobre el CBD? Aquí hay algunos datos interesantes sobre el CBD que pueden sorprenderle:

El CBD se volvió ilegal antes de ser descubierto.

El cannabis fue ilegalizado efectivamente por el gobierno federal en 1937 con la aprobación e implementación de la Ley de Impuestos a la Marihuana. La Ley establecía explícitamente que la resina de cannabis o cualquier extracto de la resina se consideraba «marihuana» (es decir, la mala hierba). El cannabidiol (CBD) se encuentra en la resina, en ningún otro lugar de la planta. (El tetrahidrocannabinol, THC, también conocido como The High Causer, también se concentra en la resina junto con una serie de otros compuestos terapéuticos). En efecto, el CBD, un componente de cannabis no intoxicante, estaba prohibido por la ley federal antes de que alguien supiera realmente que el CBD existía. No fue hasta 1940 que Roger Adams, químico de la Universidad de Illinois, identificó y sintetizó CBD por primera vez. Dos años después, se le otorgó una patente por su método único de aislar CBD. Adams observó que el CBD tenía propiedades analgésicas y contribuyó al Informe La Guardia sobre el problema de la marihuana de 1944, que desacreditó muchas de las declaraciones de locura del porro promovidas por la Oficina Federal de Narcóticos. Cuando Adams se retiró en 1957, había publicado 27 estudios sobre CBD y otros cannabinoides vegetales. Posteriormente fue honrado por la American Chemical Society, que estableció el prestigioso Premio Roger Adams en reconocimiento al trabajo de su vida. El científico israelí Raphael Mechoulam retomó donde Adams lo dejó y aclaró la estructura molecular precisa del CBD en 1963. E hizo lo mismo para el THC en 1964.

El aceite de CBD hace crecer las células cerebrales.

El cannabidiol (CBD) no solo protege las células cerebrales, sino que también estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales, un proceso conocido como “neurogénesis”. Continuamente se crean nuevas neuronas en dos áreas del hipocampo: la zona subgranular del giro dentado y la zona subventricular de ventrículos laterales. Estas regiones del cerebro están densamente pobladas con receptores de cannabinoides (CB1). La activación de los receptores CB1 estimula la creación de nuevas neuronas, un proceso que subraya el papel central del sistema endocannabinoide en la neurogénesis embrionaria y adulta, según un estudio realizado en 2019 por un equipo de científicos brasileños. Mientras que el THC se une directamente a CB1, CBD aumenta la señalización de CB1 a través de otras vías. Tanto el CBD como el THC son sustancias «neurogénicas» que promueven la neurogénesis. «Los efectos pro-neurogénicos del CBD podrían explicar algunas de las características terapéuticas positivas de los compuestos basados en CBD», informaron científicos alemanes en 2010. Las propiedades antidepresivas del CBD, THC y varios otros compuestos dependen de la neurogénesis y neuroplasticidad mejoradas, la capacidad para adaptarse al estrés y las lesiones, a diferencia de «la exposición crónica al alcohol [que] reduce la actividad endocannabinoide y altera la neurogénesis adulta», revelaron investigadores españoles en 2015. Vale la pena señalar que la investigación preclínica muestra que una dosis baja de CBD aumenta la neurogénesis, pero las dosis más altas disminuyen neurogénesis.

El aceite de CBD no es intoxicante, pero es psicoactivo.

Cuando Project CBD se formó hace 10 años para educar a la comunidad de marihuana medicinal y al público en general sobre el cannabidiol, generalmente nos referimos al CBD como «no psicoactivo», y posteriormente se convirtió en el mantra de la industria del CBD. «El CBD no es psicoactivo, no te eleva», siempre ha sido un punto de venta clave sobre el CBD. Según el dogma de la guerra contra las drogas, políticamente correcto, el consumo de cannabis es un efecto secundario negativo. En Project CBD, hemos comprendido que, si bien el CBD ciertamente no es un tóxico, es engañoso llamarlo no psicoactivo. Cuando un paciente clínicamente deprimido o un paciente con TEPT consume una tintura rica en CBD y tiene un muy buen día por primera vez en mucho tiempo, es evidente que el CBD es una molécula poderosa que altera el estado de ánimo. El cannabidiol no hará que una persona se sienta eufórica o disfórica como el THC, pero el CBD puede afectar la psique de manera positiva. Lo mejor de todo, cuando se combina THC y CBD confieren un efecto terapéutico más que aditivo.

En consecuencia, tiene sentido medicarse usando un remedio rico en CBD con la cantidad de THC que una persona se sienta cómoda. Para algunas personas, eso significa la menor cantidad de THC posible. Aquellos que son muy sensibles al cannabis pueden tener una variante genética que les impide metabolizar el THC, que permanece activo en su sistema por más tiempo. Alrededor del 20 por ciento de los caucásicos expresan un polimorfismo del gen que codifica la isoforma del citocromo P450 que descompone el THC. Alrededor del diez por ciento de las personas de ascendencia africana y el cinco por ciento de los asiáticos también tienen esta anomalía genética, lo que los hace supersensibles al THC. Aquellos a quienes no les gusta drogarse tienen la opción de utilizar un producto rico en CBD no intoxicante con una cantidad minúscula de THC.

CBD y THC sacan lo mejor del otro.

Las compañías petroleras de CBD a menudo promocionan el cannabidiol por su capacidad para neutralizar los efectos psicoactivos del THC. Pero este énfasis distrae la atención de uno de los mayores obsequios del CBD: permite a una persona manejar la difícil psicoactividad de la marihuana de una manera que se adapte a las necesidades y sensibilidades particulares de uno. Eso podría significar reducir el alto sin eliminarlo por completo. Encontrar el equilibrio óptimo entre CBD y THC es un desafío clave de la terapéutica del cannabis. CBD y THC son la pareja poderosa de la planta de cannabis; Trabajan mejor juntos. Una amplia investigación clínica ha demostrado que el CBD combinado con THC es más beneficioso para el dolor neuropático que cualquiera de los compuestos como una sola molécula. Los científicos del Centro Médico del Pacífico de California en San Francisco descubrieron que un combo CBD-THC tiene un efecto antitumoral más potente que cualquiera de los compuestos solos cuando se prueba en líneas celulares de cáncer de cerebro y de mama. Y según un estudio de 2010 en el British Journal of Pharmacology, el CBD potencia.

El CBD es un compuesto promiscuo.

El sistema endocannbinoide canónico consta de dos subtipos de receptores cannabinoides (CB1 y CB2); dos ligandos endocannabinoides principales (anandamida y 2-AG) que activan estos receptores; y varias proteínas que regulan la biosíntesis, el transporte y la descomposición metabólica de nuestros cannabinoides endógenos. Resulta que el CBD tiene poca afinidad de unión para cualquiera de los receptores de cannabinoides, pero en cambio transmite efectos a través de una desconcertante variedad de vías moleculares. Según el neurólogo de Mayo Clinic Eugene L. Scharf (escrito en 2017), la literatura científica ha identificado más de 65 objetivos moleculares de CBD, incluidos varios receptores acoplados a proteínas G que activan o inhiben la señalización de serotonina, adenosina y opioides. El CBD se une a varios receptores llamados huérfanos (GPR3, GPR6, GPR12, GPR18, GPR55 …) y también interactúa con los receptores GABAa; receptores nucleares (PPAR); varios miembros de la familia de canales ionotrópicos del receptor potencial transitorio (TRP); y varios canales iónicos activados por ligando, tales como glicina (GlyR), acetilcolina nicotínica (nACh) y canales de sodio (NaV).

Eso es mucho mumbo-jumbo científico para una pequeña molécula, pero hay más. El CBD funciona como un modulador alostérico negativo del receptor CB1, lo que significa que el CBD interfiere con la capacidad del THC de señalizar a través de CB1 sin bloquearlo por completo. Esta parece ser una de las formas en que el CBD reduce el límite del efecto intoxicante del THC. Además, el CBD actúa a través de varios conductos independientes del receptor para conferir resultados terapéuticos. Como informan Paula Morales y Patricia H. Reggio en Medicinal Chemistry, la naturaleza promiscua del CBD «ofrece nuevas perspectivas para el tratamiento de enfermedades neurológicas, oncológicas e inflamatorias».


Copyright, Project CBD. May not be reprinted without permission.

Fecha de revisión: 
Jun 11, 2019