Simposio de la Sociedad Internacional de Investigación Cannabinoide 2017: Reporte desde Montreal

Nuevas investigaciones destacan el potencial terapéutico del CBD para el cáncer, epilepsia, Alzheimer, hipertensión y otros desórdenes.
Por Martin A. Lee el Agosto 03, 2017
Dr. Paula Dall’Stella at ICRS conference in Montreal, June 2017
Dr. Paula Dall’Stella en el simposio ICRS en Montreal, junio 2017. Foto de Dr. Natasha Ryz.

En la última semana de Junio más de 400 científicos de 25 países se reunieron en Montreal para el Vigésimo Séptimo Simposio Anual de la Sociedad Internacional de Investigación Cannabinoide (ICRS, por sus siglas en inglés). Varias exposiciones y posters presentaron nuevos descubrimientos sobre el cannabidiol (CBD), el componente no eufórico de la planta de Cannabis que está transformado el panorama de la marihuana medicinal.

En la presentación ganadora de Premio al Investigador Joven, (Young Investigator Award), Saroirse O’ Sullivan, profesor asociado en la Universidad de Nottingham en el Reino Unido, discutió los efectos cardiovasculares del cannabidiol: “El CBD produce vasodilatación aguda y también dependiente del tiempo en arterias de ratas y de humanos … y puede mejorar la función endotelial y las respuestas de vasodilatación en un modelo de diabetes tipo 2 en ratas”. Además, se encontró que una dosis de CBD funcionó para disminuir “la presión arterial en reposo y la presión arterial en respuesta al estrés”. Otros estudios indican que el CBD limita el daño cerebral en modelos animales de accidentes cerebrovasculares. “Colectivamente, estos datos sugieren que el CBD es un compuesto de interés en los desórdenes del sistema cardiovascular lo cual necesita ser probado en grupos relevantes de pacientes”, concluye O’ Sullivan.

Un póster presentado por la Doctora Paula B. Dall’ Stella, una neuro oncóloga en el Hospital Sirio Libanes en Sao Paulo, Brasil, documentó los efectos antitumorales del CBD en dos pacientes con glioblastoma multiforme (cáncer en el cerebro) que eran resistentes a otras terapias. El antes y después de las imágenes de resonancia magnética mostraron “una marcada remisión … no comúnmente observada en pacientes tratados solamente con modalidades de tratamientoconvencionales … que podría impactar en la sobrevivencia”.

Varias presentaciones se enfocaron en el CBD y la epilepsia resistente a medicación. El doctor Fabricio A. Pamplona, director científico de Entourage Phytolab en Sao Paulo, Brasil, comparó la eficacia de un extracto de CBD purificado y aislado a un extracto de aceite de planta completa rico en CBD. Pamplona encontró que el extracto de planta completa era una opción superior con mayor potencia y menos efectos secundarios adversos que la molécula aislada de CBD: “Hubo más reportes de ‘ mejoras en la frecuencia de convulsiones’ usando extractos ricos en CBD comparados a CBD purificado y aislado”, un resultado que Pamplona atribuyó a “compuestos adicionales disponibles en los extractos (aparte del CBD) que pueden interactuar de manera sinergística”.

Investigadores en el instituto Technion en Haifa, Israel, encontraron que “no todos los extractos altos en CBD tienen la misma propiedad anticonvulsivante”. Los israelitas notaron que “el contenido terpenoide en los extractos de cannabis esimportante para el efecto anticonvulsivante”(Los terpenoides son derivados de los terpenos, los compuestos botánicos aromáticos que dotan al Cannabis con un olor único y confieren efectos medicinales específicos.) “No todos los extractos de Cannabis serán útiles para el tratamiento de la epilepsia”, concluyen los investigadores del instituto Technion, y añaden: “Los perfiles exactos de cannabinoides y terpenoides son necesarios para evaluar las propiedades anticonvulsivantes potenciales de un extracto de Cannabis”.

Otro poster llamó la atención sobre el hecho de que el uso diario de extractos de Cannabis ricos en CBD puede conducir a un resultado positivo en un test de drogas que busca THC, una preocupación para muchos pacientes en los llamados ”Estados de sólo CBD” que han legalizado el CBD pero no la planta completa. Desafortunadamente este poster resucitó la completamente desacreditada (y motivada por financiación) teoría de que el CBD se puede convertir a THC en el estómago. Una explicación más plausible es que cualquier extracto de planta completa de Cannabis que incluya aunque sea una pequeña cantidad de THC podría generar un resultado positivo en un test de drogas. Dado el hecho de la proliferación en línea de productos no regulados de CBD, no es sorprendente que algunos aceites de “CBD” contengan concentraciones más altas de THC que las publicitadas.

Otros científicos examinaron el mecanismo de acción del CBD con respecto a la nausea, dolor neuropático, ansiedad y otros desórdenes del estado de ánimo. Investigadores en la Universidad McGill en Montreal encontraron que los efectos analgésicos de un tratamiento agudo y crónico de CBD son mediados por elreceptor de serotonina 5HT1a, pero este no es el caso para los efectos antidepresivos del CBD los cuales parecen estar regulados por otras vías moleculares.

El complejo papel del receptor 5HT1a con respecto a las propiedades terapéuticas del CBD fue tratado en un poster de Aidan J. Hampson y sus colegas en el Instituto Nacional de Abuso de Drogas. Fue el trabajo de Hampson, publicado en 1998, lo que constituyó la base de la patente del gobierno de EEUU sobre las propiedades antioxidantes y neuroprotectoras de los cannabinoides (THC y CBD). Más recientemente, Hampson ha demostrado que el efecto reductor de la ansiedad del CBD puede ser bloqueado in vivo (en un animal vivo) por un antagonista del receptor 5HT1a, indicando que este receptor es en parteresponsable en la mediación de los efectos ansiolíticos del cannabidiol. Curiosamente, los datos actualizados de Hampson sugieren que en adición a su unión directa con el receptor 5HT1a el cannabidiol también podría actuar como un modulador alostérico positivo del 5HT1a – lo que significa que el CBD puede alterar la funcionalidad de este receptor (y otros subtipos de receptores de serotonina) de tal manera que mejore su eficiencia de unión con el neurotransmisor endógeno serotonina. En otras palabras, el CBD podría magnificar el efecto de la serotonina, en adición a la activación directa del receptor 5HT1a.

Científicos en la Universidad de Medicina de Louisville en Kentucky han identificado dos nuevas dianas moleculares del CBD – los receptores designados como “GPR3” y “GPR6” [GPR quiere decir: G-coupled protein receptor (receptores acoplados a proteínas G). Esta familia de receptores incluye los receptores cannabinoides, opioides y varios otros subtipos de receptores de serotonina]. Los GPR3 y GPR6 son conocidos como “receptores huérfanos” porque los principales compuestos endógenos que se unen a estos receptores aún no han sido indentificados. Algunos de los potenciales efectos terapéuticos del CBD para elAlzheimer, Parkinson y la esquizofrenia podrían estar mediados por los receptores GPR3 y GPR6.

Las marañas de placas amiloides y proteínas tau en el cerebro son características de la demencia por Alzheimer. Tim Karl de la Universidad de Medicina del Occidente de Sídney en Australia expuso sobre el potencial terapéutico del CBD para esta enfermedad neurodegenerativa del cerebro: “El fitocannabinoide cannabidiol posee propiedades antioxidantes, anti inflamatorias y neuroprotectoras y previene la neuroinflamación inducida por las placas beta amiloides y la hiperfosforilización tau in vitro. El CBD también reversa los déficits cognitivos de modelos farmacológicos de beta amiloides. Por lo tanto el CBD podría tener valor terapéutico para la enfermedad de Alzheimer”.

Otro receptor, conocido como GPR55, es inhibido por el CBD. Esto es significante porque la investigación preclínica ha relacionado la activación del GPR55 a varias condiciones aberrantes que incluyen el cáncer de colon y el síndrome de Dravet, un desorden convulsivo. Funcionando como un antagonista de GPR55, el CBD podría conferir un efecto antitumoral y anticonvulsivante, aunque los estudios clínicos aún están por confirmar si este mecanismo de acción es aplicable a humanos así como a animales. En la conferencia de la ICRS 2017 en Montreal, varias presentaciones se enfocaron en otras áreas de la ciencia cannabinoide que no involucran al CBD pero sin embargo son relevantes para los clínicos y pacientes cannabinoides. Algunos destacados:

  • Uso crónico de Cannabis: Carrie Cutler, profesora asistente de la Universidad Estatal de Washington, proporcionó una muy necesaria réplica a las dudosas afirmaciones científicas acerca de que el uso crónico de Cannabis durante la adolescencia causa daño cerebral y un significativo detrimento de la cognición y el coeficiente intelectual. Su estudio encontró que después de controlar variables de confusión, no “fueron detectados efectos significativos del uso del Cannabis en … medidas de memoria o funciones ejecutivas” diferentes a “modestos problemas con los recuerdos verbales libres (por ejemplo, recordar listas de objetos) y la memoria prospectiva (recordar cosas para hacer en el futuro)”. Un segundo estudio presentado por Cutler dirigió la atención a los efectos reductores de estrés de la marihuana: “el uso crónico del Cannabis está asociado con una respuesta menos severa ante el stress y una reducción del control superior dela atención que no causa daños en el rendimiento cognitivo general”.
  • Adicción: Vincenzo Di Marzo, un importante investigador de cannabinoides en el instituto de Química Biomolecular en Nápoles, Italia, dio una fascinante presentación de la cesación de la adicción a la nicotina entre fumadores de cigarrillos que sufrieron daño traumático del cerebro. Di Marzo identificó una molécula lipídica endógena, N-oleoyl-glycine (OlGly), que activa un receptor en la membrana del núcleo celular, reduciendo así el efecto de recompensa de la nicotina y la nicotinodependencia en ratones. En otro estudio de suspensión de morfina, Di Marzo y un equipo de investigadores internacionales concluyeron: “la Oleoyl Glycina es un compuesto semejante a los cannabinoides que podría tener un potencialterapéutico en el tratamiento de la adicción”.
  • Alivio del dolor: Científicos de la Universidad de Temple encontraron que “los cannabinoides usados en combinación con opioides tienen el potencial de reducir la dosis de opioides necesarios para la analgesia”. Jenny L. Wiley, una científica de RTI International en Carolina del Norte, y sus colegas de la Universidad Estatal de Washington reportaron resultados alentadores acerca del uso del THC como un tratamiento profiláctico para la neuropatía periférica inducida por quimioterapia. “Los datos preliminares sugieren que el THC administrado crónicamente durante el curso deltratamiento con paclitaxel reduce el desarrollo de alodinia mecánica (aumento de la sensibilidad al dolor) en ratas machos y hembras”.
  • Sueño: Gwen Wurm de la Universidad de Miami reportó que el uso del Cannabis medicinal está asociado con una disminución de uso de medicinas para dormir de prescripción y de venta libre. Aún más, de acuerdo con el poster de Wurm, “Hay una fuerte relación ente el uso de Cannabis medicinal para el sueño y para el dolor”.
  • El receptor CB2: Bitya Raphael, científico de la Universidad de Tel Aviv identificó una hormona endógena H4(99-103) que activa al receptor cannabinoide CB2, el cual regula la función inmune, los procesos metabólicos y el sistema nervioso periférico. Este es el primer estudio que muestra que un péptido endógeno circulante señaliza via el receptor CB2. Un poster presentado por Makenzie Fulmer de la Universidad Estatal de East Tennessee describió cómo la disfunción del receptor CB2 incrementa lacalcificación de las placas en un modelo de aterosclerosis en ratones.

Hubo muchas otras presentaciones importantes durante los cuatro días de conferencias de la ICRS en Montreal que valdría la pena mencionar. Demasiados para poder abarcarlos en este resumen. Project CBD espera con interés los desarrollos que vendrán el próximo año cuando la ICRS se reúna de nuevo en la Universidad de Leiden en los Países Bajos.

Martin A. Lee es el director de Project CBD y el autor de Smoke Signals: A Social History of Marijuana – Medical, Recreational and Scientific.

Traducido por Julian Caicedo, Anandamida Gardens, Colombia.

Derechos reservados Project CBD. No debe ser copiado sin autorización.