¿Colocarse y perder peso?

Un estudio encontró que los usuarios de Marihuana tienen menores posibilidades que los no usuarios de desarrollar el Síndrome Metabólico, que es un factor de riesgo significativo para padecer obesidad, diabetes tipo II y enfermedades cardiacas.
Por Martin A. Lee el Noviembre 23, 2015
cannabis for weight loss
Crédito de la foto: Fresh Design Pedia

Uso de Marihuana asociado con disminución de la probabilidad de desarrollar Síndrome Metabólico.

Primero las malas noticias: Los Estados Unidos enfrentan epidémicos niveles de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular.

Ahora las buenas noticias si usted es un consumidor de Cannabis: De acuerdo a un estudio recientemente publicado por el American Journal of Medicine, los usuarios de Marihuana tienen menores posibilidades que los no usuarios de desarrollar el Síndrome Metabólico, que es un factor de riesgo significativo para obesidad, diabetes tipo II y enfermedades cardiacas.

Realizado por científicos de la Universidad de Miami en Florida, este estudio examinó las relaciones entre el consumo de Cannabis y los componentes individuales del Síndrome Metabólico, tales como alta presión arterial, incremento de la grasa abdominal, elevada azúcar en sangre y niveles de colesterol no saludables.

Cerca de 8.500 personas entre 20 y 59 años proporcionaron información para el estudio. Los participantes fueron separados en tres categorías –Usuarios de marihuana actuales, usuarios en el pasado y los que nunca habían fumado la hierba. Mientras que el síndrome metabólico afecta al 22% de la población adulta estadounidense, menos del 14% de los adultos usuarios de Cannabis actuales de este estudio tenía el Síndrome Metabólico.

Entre los jóvenes adultos, los consumidores de Cannabis son un 54% menos propenso que los no consumidores a presentar el Síndrome Metabólico. El uso de Marihuana en el pasado está asociado con menores probabilidades de Síndrome Metabólico entre adultos de edad media. Y los mayores que se medican con Cannabis tienden a ser más delgados y menos insulino-resistentes que los mayores que solo dicen no.

El receptor de la Munchies

Los resultados de este estudio, titulado “Metabolic Syndrome among Marijuana Users in the United States” (Síndrome metabólico entre los usuarios de Marihuana en los Estados Unidos) podrían ser contraintuitivos dados los notorios efectos de la Marihuana como estimulante del apetito, jocosamente conocido como “la munchies”. Bajo la influencia de la Marihuana, los sabores parecen salirse de la comida. Esto es porque el tetrahidrocannabinol (THC) activa los receptores cannabinoides CB1 en el cerebro y abre el apetito y eleva el sentido del olfato.

La munchies es un fenómeno científicamente probado. El THC es un “agonista” CB1 que enciende los receptores del apetito y activa su señalización. Un “antagonista” bloqueará el receptor previniendo su señalización. El Tetrahidrocannabivarin (THCV), un componente menor en la planta de Cannabis, pero de importancia medicinal, es un antagonista neutro del receptor CB1.

Los científicos también han sintetizado “agonistas inversos” que pueden activar un receptor cannabinoide y hacer que señalice en la manera opuesta a como funcionaría naturalmente. Un agonista inverso del CB1 frenará el apetito y reducirá la toma de alimentos al unirse a los receptores CB1, mientras que el THC potencia el apetito y el consumo de alimentos al unirse a los CB1.

Uno puede asumir razonablemente, dado lo que sabemos acerca de la munchies, que el uso incrementado del Cannabis resultará en un más alto consumo calórico con sus consecuentes respuestas metabólicas, incluyendo la obesidad. Sin embargo, los resultados de este estudio y otros reportes indican que tal no es el caso. De hecho, parece que la realidad es lo opuesto.

Además de subrayar los beneficios para la salud del Cannabis herbal, estos hallazgos resaltan la discrepancia entre la investigación en humanos que relaciona el uso de Marihuana con bajas tasas de obesidad comparado con estudios preclínicos que involucran sintéticos asilados en los cuales el antagonismo del CB1 (bloquea los receptores de la munchies) y el agonismo inverso del CB1 (apaga el switch anti-munchies) parece que previenen la obesidad.

¿Cómo es posible que el consumo de Marihuana, que activa el CB1, esté asociado con prevención de la obesidad en humanos, mientras que bloquear o reversar el receptor CB1 vía un compuesto sintético de molécula única, resulta en una pérdida de peso para modelos animales y ensayos humanos? ¿Qué puede explicar esta aparente contradicción? Puede tener algo que ver con las funciones complementarias aunque opuestas de dos conjuntos de receptores cannabinoides.

Activación de los receptores CB2

Científicos australianos examinaron recientemente el papel de los receptores cannabinoides “en la modulación de la energía de la homeóstasis y las patologías metabólicas asociadas a la obesidad”. Los receptores CB2 se concentran en el sistema nervioso periférico, las células inmunes y en los tejidos metabólicamente activos. Los investigadores australianos encontraron que la activación de los receptores CB2 por JWH-015, un “agonista selectivo del receptor CB2”, reduce la ingesta de alimento en ratones y previene la acumulación de grasa corporal.

El THC, un agonista no selectivo derivado de la planta, se une a ambos receptores CB1 y CB2. El hecho de que el THC y otros componentes del Cannabis (incluyendo el antes mencionado THCV) activen la señalización de los receptores CB2, puede explicar por qué los usuarios de Marihuana son menos propensos a desarrollar el Síndrome Metabólico que los que se abstienen a la Marihuana. El Síndrome Metabólico es una condición inflamatoria generalizada de bajo grado, y los receptores CB2, sensibles al THC, regulan la función inmune y la inflamación.

La activación de los receptores CB2 –a través de una dieta saludable y la reducción del stress producida por el Cannabis— pueden ser una mejor estrategia para prevenir y tratar el Síndrome Metabólico que el equivocado intento del gigante farmacéutico francés Sanofi-Aventis para distribuir Rimonabant, un agonista inverso sintético de CB1 como supresor del apetito. Promovido como una droga dietética taquillera en 2006, Rimonabant pronto fue retirado del mercado en Europa por sus severos efectos secundarios, incluyendo déficits neurológicos, depresión y suicidio. La venta de la pastilla anti-munchies nunca fue aprobada en los Estados Unidos.

Lo sentimos, Farmacéuticas, pero cuando se trata de mitigar o prevenir la disfunción metabólica, los aislados sintéticos son mucho menos efectivos que la planta entera de Cannabis con el hallazgo de sus tesoros sinérgicos de componentes medicinales naturales que potencian y balancean sus efectos conjuntamente.

Martin A. Lee es el director de Project CBD y el autor de Señales de Humo: La historia social de la Marihuana Medica, Recreacional y Científica.

Derechos reservados Project CBD. No debe ser reimpreso sin autorización.


Bibliografía:

  • Englund A, et al. “The effect of five day dosing with THCV on THC-induced cognitive, psychological and physiological effects in healthy male human volunteers: A placebo-controlled, double-blind, crossover pilot trial.” Journal of Psychopharmacology. 2015 Nov 17.
  • Karlsson C et al, “Baseline anandamide levels and body weight impact the weight loss effect of CB1 receptor antagonism in male rats,” Endocrinology, 2015 April.
  • Verty, AN, et al. “Anti-Obesity Effect of the CB2 Receptor Agonist JWH-015 in Diet-Induced Obese Mice. PLoS One. 2015 Nov 20.
  • Vidot DC, Prad G, Hlaing WM, Arheart KL, Messiah SE. “Metabolic Syndrome among Marijuana Users in the United States: An Analysis of National Health and Nutrition Examination Survey Data.” American Journal of Medicine. 2015.
  • Yale University press release, “Mulling the marijuana munchies: How the brain flips the hunger switch,” 18-Feb-2015.

Traducido por Julian Caicedo, Anandamida Gardens, Colombia