Declaración sobre el cannabidiol para la FDA

Project CBD responde a La solicitud de la Food and Drugs Administration para declaraciones acerca del uso de CBD.
Por Project CBD el Octubre 06, 2017
Project CBD's statement to the FDA on cannabidiol
Foto de Project CBD

El estado legal y regulatorio acerca del cannabidiol (CBD), un componente de la planta de cannabis con un enorme potencial terapéutico, ha emergido como un tema polémico en los Estados Unidos, y aunque el CBD no es intoxicante, tiene un perfil de seguridad estelar y no tiene riesgo de abuso intrínseco. Cuando, como se espera, el CBD se convierta en un producto farmacéutico aprobado, será un asunto a discreción de la FDA si a los productores de formulaciones artesanales con alto contenido de CBD se les permitirá operar. Por lo tanto, Project CBD hace las siguientes recomendaciones a la FDA:

  • No convertir al CBD en un medicamento que solo se pueda comprar con receta médica. Esto solo serviría a los intereses de unas pocas compañías farmacéuticas mientras que se haría daño a pacientes que se han beneficiado de los suplementos alimenticios, tópicos y otras preparaciones artesanales con alto contenido de CBD.
  • Hacer estudios clínicos rápidos diseñados para comparar la eficacia de la cepa de CBD con los extractos con alto contenido de CBD de planta completa. Echemos un vistazo a los pros y contras de ambas opciones para maximizar sus beneficios y minimizar los riesgos.
  • Solicitar advertencias de seguridad para la cepa de CBD con respecto a sus interacciones con otros medicamentos.
  • Mientras se facilita el acceso al CBD farmacéutico, no impedir el acceso seguro a los productos artesanales con alto contenido de CBD. Reconocemos que la FDA generalmente no está en el asunto de aprobar plantas como medicamentos. Tampoco debería la FDA estar en el asunto de sabotear la medicina en general basada en plantas y las terapias de cannabis con alto contenido de CBD, en particular.
  • Prohibir el uso de agentes diluyentes tóxicos y aditivos saborizantes en aceites con alto contenido de CBD para vaporizadores. Muchos aditivos (por ejemplo, propilenglicol y polietilenglicol) que se encuentran comúnmente en cartuchos de aceite de CBD para vaporizador se vuelven tóxicos al ser calentados e inhalados. La mayoría de los aditivos saborizantes no están probados por ser seguros para inhalación; se sabe que algunos son altamente tóxicos cuando entran en combustión.
  • Publicar todos los resultados de pruebas de la FDA concernientes a los productos de aceite de CBD. Los productores artesanales de CBD tienen un registro mixto hasta el momento con respecto a la seguridad del producto, la precisión del etiquetado y el control de calidad. La FDA ya ha documentado instancias de fraude y etiquetado incorrecto de los productos cuando analizaron el contenido de muchos artículos de aceite de CBD. Las manzanas malas, extractos de aceite con poco o nada de CBD o con exceso de THC, no deberían ser un pretexto para que la FDA prohíba o restrinja el acceso a productos seguros de CBD no farmacéuticos.
  • No privilegiar las prioridades farmacéuticas a expensas del nuevo sector agricultural doméstico con alto contenido de CBD y de los suplementos alimenticios de CBD y la industria tópica. En Denver, Colorado, las leyes estatales permiten que los fabricantes al por mayor de extractos y comestibles de CBD obtengan biomasa de cáñamo dentro y fuera de Colorado, siempre y cuando provenga de un agricultor que cultive plantas con alto contenido de CBD bajo regulaciones guiadas por criterios de consumo seguro.
  • Implementar procedimientos que armonicen la gran cantidad de regulaciones estatales acerca del CBD. Hasta ahora, hace falta un marco regulatorio coherente. De acuerdo al gobierno federal, es ilegal vender suplementos alimenticios y otros productos con CBD en las fronteras estatales, pero hay fallas en la vigilancia federal de las operaciones de manufactura de CBD.

El motivo es el siguiente:

Una amplia investigación preclínica documentó las propiedades antiinflamatorias de la molécula aislada de CBD en modelos animales de diversas patologías, incluyendo dolor neuropático, epilepsia, artritis reumatoidea, colon irritable, esclerosis múltiple, obesidad y diabetes. Los científicos comienzan a comprender los mecanismos farmacológicos específicos que sustentan el potencial del CBD como tratamiento para cáncer, enfermedades cardiacas, adicciones, depresión y muchos otros trastornos. El cannabidiol es un compuesto pleiotrópico que produce muchos efectos a través de múltiples rutas moleculares. Accede a cómo funcionamos biológicamente a un nivel muy profundo: El CBD puede penetrar la membrana celular y unirse a los receptores del núcleo (PPAR), que regulan la expresión genética y la actividad mitocondrial.

Un estudio de 1998 patrocinado por el Instituto Nacional de Salud es la base de una patente del Gobierno de los Estados Unidos sobre las cualidades antioxidantes y neuroprotectoras de los cannabinoides de la planta, específicamente el CBD y el psicoactivo THC (tetrahidrocannabinol). Se descubrió que el CBD y el THC limitan el “daño neurológico que sigue a las lesiones isquémicas, tales como ataques y traumas”. Se describió a ambos compuestos como “de particular aplicación… en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, tales como enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y demencia por VIH”.

Pero estudios clínicos aleatorios de doble ciego que podrían “probar” la eficacia del CBD como un tratamiento médico han sido olvidados en los Estados Unidos debido a la prohibición de la marihuana. Unos pocos estudios clínicos que involucran moléculas aisladas de CBD que están en marcha palidecen en comparación con la gran cantidad de datos anecdóticos que están siendo generados por médicos clínicos de cannabis y numerosos pacientes de los estados en los que el uso terapéutico del cannabis es legal.

Desde el redescubrimiento del cannabis con alto contenido de CBD en el norte de California en 2009, un creciente número de médicos ha estado recomendando a pacientes extractos y concentrados de aceite de CBD, en ocasiones con buenos resultados, y a veces con sorprendentes resultados en los casos difíciles de tratar. Sin embargo, hasta la actualidad, las formulaciones de moléculas aisladas de CBD no eran parte de la tradición de la experiencia de la marihuana medicinal. Mientras los científicos se enfocaban en la farmacología de la cepa de CBD y otros cannabinoides de moléculas aisladas, los fabricantes y distribuidores de productos de marihuana medicinal han estado dispensado una gran variedad de opciones de planta completa con alto contenido de CBD (tinturas, aerosoles sublinguales, cápsulas en gel, tópicos, comestibles y hierbas crudas) a un amplio grupo demográfico de pacientes, muchos de los cuales llegan a la terapia con cannabis como última opción.

Además de los productos de planta completa con alto contenido de CBD vendidos por los dispensarios de marihuana medicinal, la cepa de CBD derivada del cáñamo industrial está actualmente disponible en tiendas en línea no reguladas con servicios de entrega. Si, como se espera, GW Pharmaceuticals obtiene la aprobación de la FDA para Epidiolex, un medicamento anticonvulsivo de CBD casi puro, en el futuro cercano, estará disponible con receta médica y a un precio elevado. Millones de familias sin seguro en los Estados Unidos no serán capaces de poder comprarlo.

El desarrollo farmacéutico de compuestos de cannabinoides se basa en la experimentación controlada con cepas moleculares manteniendo el supuesto de que la gente enferma se beneficia más de los medicamentos predecibles y reproducibles que nunca varían. Mientras las cepas pueden facilitar la precisión de la dosis y la confianza en la composición química de una droga, el medicamento monomolecular tiene serios inconvenientes.

Muchos estudios científicos reportan que el CBD puro de moléculas aisladas, mientras que posiblemente es efectivo en altas dosis en estudios preclínicos, tiene una ventana terapéutica mucho más estrecha y es menos potente en comparación con concentrados de planta completa con alto contenido de CBD. Además, ya sea que esté sintetizado en un laboratorio o altamente refinado con pasta de cáñamo industrial, la cepa de CBD pura carece del conjunto completo de fitocannabinoides y terpenos medicinales que se encuentran en el cannabis con alto contenido de CBD de la panta completa, que incluye cientos de compuestos activos biológicamente. Estos constituyentes interactúan con el CBD y el THC para crear lo que los científicos llaman el “efecto séquito” o “efecto conjunto”, por lo cual el impacto terapéutico de la planta completa es mayor que la suma de sus partes.

No es que el CBD de molécula aislada no funciona, sino que el CBD puro puede ser útil en ciertos casos, como lo han demostrado los ensayos clínicos con Epidiolex. Pero el aceite de planta completa con alto contenido de CBD tiene una ventana terapéutica mucho más amplia que la cepa de CBD. Esto quedó demostrado en 2015 en un experimento preclínico de científicos israelíes que descubrieron que el CBD de moléculas aisladas requería una alta dosis para ser efectivo como antiinflamatorio y analgésico en comparación con el extracto de aceite de planta completa con alto contenido de CBD. Además, si se falla en la dosis, ya sea una dosis muy baja o una muy alta, la cepa de CBD tiene poco impacto en el dolor y la inflamación, a diferencia del aceite de espectro completo con alto contenido de CBD, que fue efectivo en un rango de dosis mucho más bajo y amplio. “La sinergia terapéutica observada con extractos de plantas resultan en el requerimiento de una menor cantidad de compuestos activos, con consecuentes efectos secundarios reducidos”, concluyeron los investigadores israelíes.

Otros científicos y médicos han reportado hallazgos similares. Un estudio de 2016 de investigadores italianos demostró que un extracto de aceite de planta completa con alto contenido de CBD atenuaba la inflamación e hipermotilidad en un modelo animal de colitis, mientras que “el CBD puro no mejoraba los síntomas de la colitis”. “Estos hallazgos sustentan la racionalidad de combinar CBD con otros constituyentes menores del cannabis y respaldan el desarrollo clínico del CBD como una droga botánica para el síndrome del colon irritable”.

Las interacciones problemáticas con medicamentos son mucho más probables con altas dosis de CBD de moléculas aisladas, que pueden inhibir el metabolismo del 60% de los medicamentos del mercado. A altas dosis, el CBD desactivará las enzimas de citocromo P450 en el hígado, alterando la manera en que se metabolizan una amplia variedad de medicamentos, incluyendo Clobazam, un medicamento antiepiléptico. Esto fue evidente en los ensayos de Epidiolex de GW, cuando los niños con trastornos convulsivos incurables recibieron dosis de CBD en un rango de entre 5 y 50 mg por kilogramo de peso corporal. Los doctores tuvieron que ajustar la cantidad de Clobazam que los niños estaban tomando debido a las potenciales interacciones peligrosas con Epidiolex. Compare el régimen de altas dosis empleado por GW Pharmaceuticals con 1 mg por kg de aceite artesanal de planta completa con alto contenido de CBD que los médicos de cannabis de California y otros lugares recomiendan como dosis inicial para tratar la epilepsia pediátrica.

En el tratamiento del cáncer, la dosis precisa de quimioterapia es extremadamente importante; puede ser un reto para los médicos encontrar la dosis máxima efectiva que no sea catastróficamente tóxica. Muchas drogas de quimioterapia son oxidadas por enzimas de citocromo P450 antes de su inactivación o excreción. Esto significa que para los pacientes que también usan CBD, la misma dosis de quimioterapia puede producir mayores concentraciones en sangre. Si el CBD inhibe el metabolismo de las drogas de quimioterapia y no se hace el ajuste de dosis, el agente de quimioterapia podría acumularse en el cuerpo en niveles altamente tóxicos.

No se ha establecido con claridad una dosis mínima en la cual el CBD no interactúe con otras drogas. Cualquier esquema farmacéutico o nutracéutico para explotar los beneficios para la salud del cannabidiol debe ser acorde al hecho de que las dosis terapéuticamente relevantes de cepas de CBD pueden impactar potencialmente en una amplia variedad de medicamentos. Las interacciones con los medicamentos son especialmente importantes de considerar cuando se usan medicamentos esenciales en urgencias médicas vitales y psiquiátricas, medicamentos con estrechas ventanas terapéuticas o medicaciones con considerables efectos secundarios. Sin embargo, en general, hubo pocos problemas reportados por pacientes de cáncer y otros que están medicados con productos de cannabis artesanales con alto contenido de CBD. No puede decirse lo mismo de las cepas de CBD.

Reconocemos que hay un valor terapéutico en las cepas de CBD así como en los remedios de planta completa con alto contenido de CBD. La FDA no debería decretar el CBD farmacéutico como la única opción médica legítima. El medicamento de moléculas aisladas es la manera predominante de las corporaciones, es la manera de las grandes farmacéuticas, pero hay mucha evidencia de que no siempre es la mejor forma de beneficiarse de la terapia con cannabis. El CBD puro es una molécula, no un milagro, y no funciona para todos. Los productos de aceite sin THC o con bajo contenido de THC representan una pequeña porción del espectro de la terapia con cannabis. Pacientes de todas las edades y condiciones económicas deberían tener acceso a una amplia variedad de opciones terapéuticas basadas en cannabis con diferentes concentraciones y proporciones de CBD y THC, junto con otros componentes de la planta completa.