Problema Ardiente: Las Regulaciones Sobre Pesticidas para Cannabis deben ser Replanteadas

El uso de pesticidas en la industria del Cannabis es un problema generalizado. Dos pesticidas comunes usados en la marihuana: Las Piretrinas y el 'Eagle 20', resaltan la inconsistencia de las regulaciones actuales sobre pesticidas.
Por Adrian Devitt-Lee el Mayo 05, 2017
Lack of pesticides regulation in the cannabis industry

A medida que el Cannabis está siendo legalizado para uso médico y recreativo en los Estados Unidos, las regulaciones de seguridad con respecto a los productos de Cannabis son cada vez más importantes. Un aspecto de las regulaciones de seguridad involucra el establecimiento de límites máximos permitidos para los pesticidas. Tales regulaciones son particularmente significativas dado que las poblaciones de pacientes, incluidos los pacientes jóvenes e inmunocomprometidos, están entre los consumidores previstos de productos de Cannabis.

La industria del Cannabis tiene un problema de pesticidas - en realidad, muchos problemas. Varios estudios han reportado altos niveles de pesticidas en muestras de Cannabis tomadas de los mercados médicos de Washington y Colorado [Russo p66, Sullivan]. Se han retirado productos de Cannabis en ambos estados y en Canadá debido a infracciones relacionadas con pesticidas.

La Agencia de Protección Ambiental EPA (por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, establece las normas de pesticidas y los niveles de tolerancia a nivel nacional. Pero la EPA no ha aprobado ningún pesticida específicamente para su uso con Cannabis porque es una sustancia federalmente ilegal. Por lo tanto, a partir de ahora, corresponde a cada estado decidir sobre un único «límite de acción» para cada pesticida aplicado al Cannabis. Un límite de acción se refiere al nivel máximo permisible de un pesticida. Este límite se indica en unidades de partes por millón (ppm). Un límite de 1 ppm para un pesticida significa que hasta el 0,0001% del peso del producto puede ser de pesticida.

Un Estado no puede fijar un límite de acción de pesticidas que sea más permisivo que las regulaciones para uso general en cultivos de alimentos establecidas por la EPA. En algunos casos, el límite de EPA para los productos alimenticios es adoptado por los reguladores estatales de marihuana. Pero en otros casos un límite más estricto está determinado por el nivel de cuantificación que puede ser «razonablemente alcanzable por los químicos analíticos» [APHL p15]. En otras palabras, los límites de acción se basan a menudo en la facilidad de detectar productos químicos en lugar de una priorización de sus peligros.

El mismo límite para un determinado pesticida se aplica a un producto ya sea que esté destinado a ser fumado, vaporizado o ingerido, aunque los diferentes modos de administración pueden cambiar drásticamente la toxicidad de los pesticidas. El Cannabis todavía se consume principalmente fumado. Sin embargo, no hay información sobre los efectos en la salud de la combustión de los pesticidas. Este vacío de información es probablemente atribuible al resultado del lobby de la industria tabacalera. Según la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de los Estados Unidos, «la EPA no evalúa los riesgos intermedios o de largo plazo para los fumadores debido a la gravedad de los efectos sobre la salud relacionados con el uso de los productos del tabaco como tal»[GAO].

En otras palabras, debido a que ya se sabe que el tabaquismo es perjudicial, los funcionarios federales decidieron que no es importante entender los efectos adversos para la salud de la inhalación de pesticidas combustibles. En consecuencia, los reguladores estatales carecen de información crucial acerca de muchos pesticidas. Dos pesticidas utilizados en la industria del Cannabis, las piretrinas y el myclobutanil (generalmente vendido como Eagle 20), subrayan la inconsistencia de las regulaciones actuales de pesticidas.

Piretrinas

Las piretrinas son una familia natural de seis pesticidas producidos por el crisantemo. Se descomponen rápidamente a la luz del sol o al calor. Son altamente tóxicos para la vida acuática, pero tienen baja toxicidad para los animales de sangre caliente, incluidos los humanos. La EPA sostiene que las piretrinas no representan un riesgo crónico para los mamíferos (incluidos los seres humanos), excepto potencialmente para las personas que regularmente lo esparcen en los cultivos [EPA p9]. En los productos comerciales, las piretrinas se venden generalmente con butóxido de piperonilo (PBO), un compuesto que se sinergiza con las piretrinas, permitiéndoles ser eficaces a dosis más bajas. Las piretrinas no deben confundirse con piretroides, productos químicos sintéticos que son tan diferentes de las piretrinas como el THC lo es del «spice» (marihuana sintética) o el «K2» conocido también como “sales de baño”.1

El límite de acción para las piretrinas es de 1 ppm en cada estado de Estados Unidos que ha establecido regulaciones de pesticidas para la marihuana. California publicó recientemente las regulaciones propuestas, estableciendo el límite de piretrina en 0,7 ppm para comestibles y 0,5 ppm para otros productos de Cannabis.2 Se celebrarán audiencias sobre esta propuesta cuatro veces en el mes de junio. Las regulaciones se pueden encontrar aquí

Pero la Administración Europea de Seguridad Alimentaria EFSA (por sus siglas en inglés) ha concluido que es seguro para los seres humanos ingerir hasta 0.4 mg de piretrinas por kg de peso corporal cada día [EFSA]. De acuerdo con esta estimación, un humano de135 libras que consuma Cannabis aprobado por el estado, podría ingerir 55 libras de producto en un día sin toxicidad debido a las piretrinas.3 Este cálculo puede ser invertido y un límite de acción puede determinarse a partir de la cantidad máxima de Cannabis utilizado en un día. Por ejemplo, si se asume que nadie ingiere más del 1% de su peso corporal en productos de Cannabis por día (aproximadamente 1,1 libras para un humano promedio), entonces 40 ppm es un límite de acción suficientemente estricto para prevenir la toxicidad por piretrinas según la EFSA.

Si bien el límite de la Administración Europea de Seguridad Alimentaria para las piretrinas no toma en consideración la toxicidad sinérgica entre los pesticidas, sí proporciona un punto de partida viable para basar los límites de acción en la seguridad.

Quemando pesticidas

La toxicidad del myclobutanil remarca la importancia de considerar cómo un producto de Cannabis es consumido. Cuando se calienta el myclobutanil se descompone en cianuro de hidrógeno, un compuesto tóxico que causa problemas neurológicos, respiratorios, cardiovasculares y de tiroides a concentraciones de 0,008 ppm[MSDS]. Fumar o vaporizar Cannabis contaminado con residuos de myclobutanil es una mala idea. Este pesticida está ahora prohibido para su uso en el Cannabis en Oregón [Farrer p11]. Sin embargo, en Nevada hasta 9 ppm de myclobutanil se permite en el Cannabis a partir de enero de 2017 [DPBH].

Dado que fumar es todavía el método preferido de consumo de Cannabis, es esencial conocer la seguridad de los pesticidas cuando se calientan. La vaporización conduce a temperaturas alrededor de 200°C, mientras que la quema provoca temperaturas por encima de 400°C. A diferencia del myclobutanil, las piretrinas probablemente se descomponen en dos sustancias químicas más seguras cuando se someten al calor sin quemar: ácido crisantémico y una retrolona. Esta descomposición podría ser reducida en la solución oleosa de un concentrado. Cuando se fuma, no está claro cómo se descompondrán las piretrinas y cuán peligrosos serán estos productos químicos.

Existen amplias razones para que los funcionarios estatales sean cautelosos y pequen por exceso de seguridad con respecto a las regulaciones de pesticidas. Pero ser riguroso sin una base científica puede tener el efecto no deseado de empujar a los cultivadores de Cannabis a utilizar pesticidas más difíciles de detectar que resulten aún más tóxicos.

Es primordial estudiar los efectos de calentar pesticidas. Al carecer de datos pertinentes, las regulaciones deberían al menos estar orientadas a reducir el uso de pesticidas que sabemos producen compuestos altamente tóxicos al ser quemados y las regulaciones deberían darle algún margen a las prácticas de cultivo y pesticidas que sean más seguros. Además, las regulaciones deben ser maleables, de modo que, a medida que la investigación nos proporcione una mejor comprensión de la toxicidad de los pesticidas, estas regulaciones se adapten.

Adrian Devitt-Lee es un asociado de investigación de Project CBD y escritor contribuyente.

Traducido por Julian Caicedo, Anandamida Gardens, Colombia.


Notas a pie de página:

1 Los piretroides representan el 30 por ciento del uso global de pesticidas, según investigadores chinos de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou. Conocidos como productos químicos que alteran el sistema endocrino, los piretroides se han relacionado con la pubertad temprana en los niños, lo que puede entorpecer el crecimiento y causar problemas de comportamiento. La exposición a piretroides también aumenta el riesgo de cáncer testicular en hombres y cáncer de mama en mujeres.

2 Las regulaciones propuestas en California de hecho si tienen en cuenta diferencias entre la ingestión y la vaporización de los pesticidas. Sin embargo, esto se debe a que los compuestos entran al torrente sanguíneo a través de los pulmones mucho más fácilmente de lo que pasan a través del tracto digestivo. En dichas regulaciones no consideran el efecto del calentamiento de solventes o pesticidas. Además, en su referencia a los límites de exposición para los solventes, los reguladores confunden dos unidades diferentes. El límite de exposición a corto plazo (STEL, por sus siglas en inglés) aplicable a la inhalación aguda, puede medirse en ppmv o mg / m3. Ppmv significa partes por millón en volumen, que a veces se escribe «ppm». Los límites del Cannabis se expresan en ppm en peso, que se mide como el gramo de adulterante por millón de gramos de producto de Cannabis, o μg (microgramo) de adulterante por gramo de producto. La ppmv relevante en los pulmones no es simplemente la contaminación en ppm en el Cannabis. La relación entre ppmv y ppm depende del volumen de los pulmones y de la cantidad de Cannabis inhalado. La concentración (en mg / m3) de adulterante inhalado es aproximadamente L * c / V, siendo L el límite en ppm, c la cantidad de Cannabis utilizada en gramos y V el volumen de los pulmones en litros.

3 La relación es la siguiente: Sea b el peso corporal del individuo en kg, L el límite regulatorio en ppm, A la ingesta diaria aceptable en mg de piretrinas / kg de peso corporal, y C la cantidad máxima de Cannabis consumida por cualquier individuo al día en Gramos. 1 kilogramo es igual a 2,2 libras. La seguridad significaría que estas variables satisfacen:

* ≥ 10-3 * * C

Sustituyendo = 62 [kg], = 1 [ppm], y = 0.4 [mg/kg], vemos que ≤ 24,800 [g] o C ≤ 54.7 lbs.

Por otro lado, si suponemos que ≥ 0.1 C(que el individuo consume menos de 1% de su peso corporal en Cannabis cada día), el límite debe satisfacer ≤ 40 [ppm].

Fuentes: