El CBD, el alzheimer y más

A pesar de la investigación creciente sobre el cannabis para una amplia variedad de patologias, solo hemos descubierto una pequeña fracción de su potencial para la salud. Obtenga más información sobre las implicaciones potenciales de los cannabinoides para la enfermedad de Alzheimer, la neurodegeneración y más.
Por Allan Badiner el Febrero 10, 2014
CBD for Alzheimer's disease, cancer, and more.

Publicado completo en Alternet.

El potencial curativo de la marihuana ha sido muy poco aprovechado: La marihuana medicinal es ahora legal en 18 estados, pero es claro que hemos descubierto sólo una fracción de su potencial para la salud.

Hoy hay programas de Cannabis medicinal legal en 18 estados de Estados Unidos además del distrito capital: Washington, y la marihuana es completamente legal para adultos en otros dos estados. Irónicamente, sin embargo, el potencial curativo real de la planta ha sido muy poco aprovechado. Fumar Marihuana con THC (Tetrahidrocannabinol), o mejor, vaporizar (usando un dispositivo para calentar el material vegetal e inhalar sus ingredientes activos), tiene un efecto paliativo indiscutible y puede ser útil medicinalmente para el alivio del dolor, la relajación y la estimulación del apetito. Tiene beneficios confirmados contra el glaucoma, la epilepsia y otras enfermedades y desórdenes específicos. También eleva a las personas (causa un efecto de psicoactividad). El THC activa receptores cannabinoides en el cerebro y esto produce una sensación de estar colocado. Estos receptores están en partes del cerebro relacionadas con el placer, la memoria, la concentración y la percepción del tiempo.

Pero, basado principalmente en investigaciones en el exterior es cada vez más claro que los beneficios del THC psicoactivo palidecen en comparación al no psicoactivo cannabidiol (CBD) de la misma planta, crudo y sin calentar. Dependiendo de la variedad, algunas plantas son altas en CBD pero también contienen cantidades menores de THC y se dice que esto mejora su potencialidad curativa. El CBD no hace que las personas se sientan colocadas y de hecho contrarresta algunos de los efectos del THC (Por ejemplo, suprimiendo el apetito versus estimularlo). El CBD está comenzando a ser reconocido por investigadores en institutos médicos convencionales alrededor del mundo como un arma potencialmente muy poderosa contra el cáncer.

Los investigadores Sean D. McAllister y Pierre Desprez, quienes condujeron estudios acerca del efecto del CBD en células cancerosas para el California Pacific Medical Center, indicaron que estos compuestos no psicoactivos de la planta de Cannabis podrían, en corto plazo, volver a la quimioterapia y la radiación distantes segundas y terceras opciones para pacientes de cáncer. Basado en un estudio más reciente, McAllister y Desprez creen que el CBD “podría evitar que el cáncer de seno haga metástasis”.

El Dr. Donald Abrams, un especialista en cáncer y profesor de medicina integrativa en la universidad de California-San Francisco UCSF, condujo pruebas iniciales con THC de Cannabis medicinal, y ahora está emocionado acerca del poderoso impacto del CBD en las células cancerosas. El Instituto Nacional del Cáncer estaba muy ocupado investigando este tema en los años 70´s, Abrams explica, pero las restricciones sobre el uso de Cannabis en investigación tuvieron como consecuencia que la mayor parte de la investigación sobre el tema desapareciera de Estados Unidos y fuera tomada en otros países como Israel, España e Italia. Abrams dice que estudios existentes apuntan a una impresionante habilidad del CBD para detener la división de células cancerosas, migración de estas células, metástasis y la invasividad.

Otros estudios indican que el CBD es una gran promesa como defensa contra la enfermedad de Alzheimer. En un estudio de 2006 publicado en Molecular Pharmaceutics un equipo de investigadores de la Universidad de Connecticut reportó que el Cannabis “Podría ser considerablemente mejor para suprimir el agrupamiento anormal de proteínas malformadas, lo cual es el sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, que cualquier otra prescripción actualmente aprobada”. El equipo de investigación predijo que las medicaciones basadas en cannabinoides “serán la nueva revolución medicinal del futuro cercano”.

El Cannabis medicinal tiene una larga historia de uso, que comenzó en la India, y luego en China y el Medio Oriente unos 6mil años atrás. Llegó a Occidente en los años 1800’s, donde estuvo listada por la farmacopea norteamericana hasta los años 30´s. Usada para cerca de 100 enfermedades, el Cannabis era un favorito de nuestros abuelos para remedios contra la tos, analgésicos y tónicos y estaba disponible sin receta médica en todas las droguerías locales así como en compañías como Sears, Roebuck y Co. Prohibida en 1937 por la sanción del “Marijuana Tax Act” como parte de una fiebre de prohibición con razones políticas y racistas, fue gradualmente removida de la farmacopea y la investigación fue desalentada primero y luego prohibida por una clasificación de drogas. El FBI unió a la hierba con la locura y planteó una correlación directa entre el Cannabis y la violencia, y aún la muerte, especialmente cuando era usada por personas de color.

Actualmente, la ciencia cada vez más reconoce el rol que los cannabinoides juegan en casi todos los principales sistemas fisiológicos del cuerpo humano. No fue hasta 1990 que los endocannabinoides, producidos por el cuerpo humano, fueron descubiertos actuando como un mecanismo biorregulador para la mayoría de los procesos de la vida humana y teniendo sitios receptores a través de todo el cuerpo humano. Los receptores CB2 están casi exclusivamente en el sistema inmune, con la mayor densidad en el bazo. Estos receptores CB2 parecen ser responsables por los muy importantes efectos terapéuticos antiinflamatorios, y otros recientemente descubiertos, del Cannabis.

La medicina de Cannabis tiene importantes ventajas. El CBD, así como el THC, pueden darse en dosis masivas sin efectos secundarios. De hecho, ha funcionado muy efectivamente como un antipsicótico cuando se da en altas dosis. El CBD apunta y destruye selectivamente células tumorales sin afectar las células saludables normales. Por otro lado, la quimioterapia y la radiación son altamente tóxicas y dañan indiscriminadamente células saludables en el cerebro y el cuerpo. El Cáñamo industrial es a menudo alto en CBD sanador y muy bajo en THC. El CBD de Cáñamo es un producto de desecho – se descarta por toneladas al año cuando podría ser fácilmente cosechado para tratamientos contra tumores cancerosos.

La granja de Cannabis medicinal “Tikun Olam” en Israel, ha estado desarrollando una variedad de Cannabis que es muy alta en CBD (15.8%) pero muy baja en THC (1%). Esta nueva variedad se llama Avidekel y parece tener el radio CBD a THC más alto que cualquier otra variedad. Zack Klein de Tikun Olam reportó a Reuters: “Algunas veces el colocón no es lo que siempre se necesita. Algunas veces es un efecto secundario indeseado. Para algunas personas no es ni siquiera agradable”.

La industria del THC y sus usuarios se preocupan de que una vez que la medicina de CBD crezca en popularidad, el distintivo de medicinal podría ser retirado de las flores pegajosas de Cannabis que hacen posible sentir el colocón. Aparte de los importantes beneficios medicinales del THC, seguramente que su habilidad para hacer que las personas se sientan más felices y menos estresadas no debería ser considerado como sin efecto terapéutico. Más probablemente, todas las opciones prosperarán, y mil flores de Cannabis florecerán: Indica, Sativa, CBD+THC, sólo CBD, etc.

Mientras tanto, es útil notar que desde el 2003, el gobierno federal de Estados Unidos ha mantenido una “patente médica” para el comercio de los cannabinoides como antioxidantes y agentes neuroprotectores. La patente dice que los cannabinoides son “útiles en el tratamiento y profilaxis de una amplia variedad de enfermedades asociadas a oxidación tales como enfermedades inflamatorias y autoinmunes. Se ha encontrado que los cannabinoides tiene aplicaciones particulares como neuroprotectores, por ejemplo limitando el daño neurológico que sigue a los ataques isquémicos, como los infartos y los traumas, o en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, tales como la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y la demencia por VIH”.

Sin embargo, los cannábicos podrían estar equivocados, médicamente hablando. Es improbable que una persona pueda tener suficiente nivel de cannabidiol fumando la planta cruda como para impactar enfermedades como el cáncer de una manera curativa, dice Desprez. La planta de marihuana ofrece muchos usos, pero sorprendería a muchos usuarios que se debe escoger en la etapa temprana de la vida de la planta si se la desea para colocarse o para curarse. La investigación sugiere que el Cannabis es más benéfico cuando todo el espectro de cannabinoides está representado, incluyendo algo de THC. Es el radio de cannabinoides de una variedad específica de Cannabis lo que mayoritariamente determina su potencial terapéutico. Hacer jugo con las hojas de Cannabis crudas, con unas zanahorias y otros vegetales verdes, ha sido probado como beneficioso ya que involucra la ingestión de formas ácidas de cannabinoides, las cuales no son psicoactivas (ni siquiera el THC). El aceite de Cannabis también tiene a fanáticos entusiastas que reportan que ha curado sus cánceres.

En la India hay aún grandes números de personas que toma parte en una antigua práctica de tomar una bebida fresca cruda de Cannabis llamada “Thandai” en la cual hojas frescas de Cannabis se preparan en una pasta con almendras, leche y azúcar. Esta deliciosa bebida es a menudo consumida en rituales religiosos y en algunas ciudades el gobierno mantiene puntos de distribución para el Cannabis. Una masa redonda y dulce con similares ingredientes es llamada “Bhang”, familiar por casi un siglo para muchos exploradores occidentales caminando los ghats* de la ciudad sagrada de Benarés.

Los comestibles de Cannabis en occidente están emergiendo como uno de los nuevos sectores de más rápido crecimiento en la industria de la comida. Dispensarios en 18 estados ofrecen cosas como helados, gotas para la tos, mantequilla de maní, miel, tés, y una miríada de snacks horneados y sabrosos –todos dosificados con THC. Dado el alto potencial de mercadeo para el Cannabis no psicoactivo, la introducción de medicina rica en CBD en los dispensarios ha sido sorprendentemente perezosa. Los propietarios han sido esquivos a mantener comestibles y variedades ricas en CBD porque sus actuales clientes están buscando –o no son adversos a- Cannabis que les provea euforia o sedación. El contenido de THC es un gran vendedor. Una vez que los beneficios medicinales del Cannabis no psicoactivo sean más ampliamente conocidos, solo podemos imaginar la variedad y volumen de alimentos ricos en CBD que entrarán al mercado.

Fumar, opuesto a vaporizar, podría ser el método menos efectivo de usar Cannabis como medicina. Pero muchos usuarios de Cannabis crudo están convencidos que el CBD es la fuente de milagros medicinales. Las restricciones a la investigación han impactado la precisión con la cual podemos prescribir Cannabis y determinar las formas más efectivas y menos perjudiciales de utilizar sus beneficios. Tal vez en el futuro cercano, en vez de fumar para reducir las nauseas de la quimioterapia, los pacientes oncológicos consumirán Cannabis crudo no psicoactivo y serán sanados sin tener que sufrir los daños adicionales de la radiación y la quimioterapia.

*Término que designa a una escalinata o gradería que conduce a un rio, lago, un estanque o piscina. Benarés es una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. Está ubicada en el estado de Uttar Pradesh en la India (N. del T.)

Derechos reservados Project CBD. No debe ser reimpreso sin autorización.


Traducido por Julian Caicedo, Anandamida Gardens, Colombia