Cannabis y autismo: una combinación compleja

CBD y THC alivian problemas de comportamiento y salud relacionados con el trastorno del espectro autista

El trastorno del espectro autista (TEA) es una condición que divide las opiniones. Un término general para describir rasgos de comportamiento atípicos similares, como intereses restringi-dos, comportamientos repetitivos y dificultades para interactuar con los demás, el autismo en realidad es algo más heterogéneo de lo que las personas neurotípicas podríamos imaginar.

El término espectro se utiliza para describir la gravedad variable del autismo, desde un alto funcionamiento en un extremo hasta una discapacidad no verbal e intelectualmente grave en el otro. Pero esta definición más bien lineal de TEA no abarca los grupos únicos de síntomas emocionales, conductuales y físicos que experimentan muchas personas con autismo.

Quizás es por eso que se ha informado que la planta de cannabis, en sí misma compleja en su composición, no solo mejora muchas de las dificultades de comportamiento asociadas con el TEA, sino que también alivia algunas de las afecciones comórbidas asociadas, como la enfer-medad inflamatoria intestinal, los trastornos del sueño, y epilepsia.

¿QUÉ ES EL AUTISMO?

Tomando su origen de la palabra griega «autos» que significa «yo», el término autismo se utilizó por primera vez en la década de 1940 para describir a los niños con rasgos de comportamien-to que ahora reconocemos como TEA.

Se sabe poco por qué se desarrolla el TEA. La genética puede ser un factor, al igual que tener hijos más adelante en la vida. También se ha sugerido un posible vínculo entre la exposición a metales pesados durante el embarazo.

En algunos casos, los niños comienzan a mostrar signos de TEA alrededor de los dos años, lo que lleva a teorías no comprobadas de que las vacunas infantiles podrían influir.

Pero sea cual sea la causa, los padres de repente se encuentran luchando para hacer frente a una colección en evolución de rasgos de comportamiento y síntomas físicos, a menudo con poco apoyo u orientación de los profesionales de la salud.

Si su hijo se encuentra en el extremo más severo del espectro y muestra un comportamiento autodestructivo o agresión hacia sí mismo o hacia los demás, los médicos a menudo recetan un cóctel de medicamentos recetados, como antipsicóticos, antidepresivos o sedantes en un intento por evitar que se produzcan arrebatos violentos.

COMORBIDIDADES

A medida que se desarrolla una mayor comprensión de los TEA, los médicos comienzan a darse cuenta de que los arrebatos violentos y la conducta autolesiva pueden ser en sí mis-mos manifestaciones de afecciones de salud subyacentes o no diagnosticadas.

Las comorbilidades (la existencia de múltiples trastornos en una persona al mismo tiempo) son comunes en los TEA. El veinte por ciento de las personas con TEA también tienen epilep-sia y otras afecciones, incluidos problemas gastrointestinales, ansiedad, TDAH, trastornos del sueño y dificultades para alimentarse.

Algunas comorbilidades son más obvias de observar que otras. Sin embargo, para un niño o adulto no verbal que experimenta dolor, un arrebato violento repentino puede ser simplemen-te su forma de expresar su malestar.

Por lo tanto, abordar la causa subyacente del dolor a menudo puede conducir a una mejora en los problemas de conducta.

En el TEA, el dolor no solo es causado por sensaciones físicas. Para Justin Clarke, quien fue diagnosticado con autismo cuando era estudiante universitario, la sobrecarga sensorial que a menudo experimentan las personas con autismo, le causa dolor mental, que se manifiesta en forma de ansiedad.

“El dolor derivado de los sentidos también es dolor”, explica. «Hay una fuente constante de ansiedad sensorial que hierve a fuego lento en el fondo de mi subconsciente». Para Justin, re-ducir la sobrecarga sensorial, en su caso mediante el uso de cannabis, calma sus sentimien-tos de ansiedad, lo que le permite continuar con sus actividades diarias, pero hablaremos de eso más adelante.

AUTISMO Y EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Los científicos comienzan a sospechar que un desequilibrio entre el glutamato excitador y el GABA inhibidor, ambos neurotransmisores clave en el neurodesarrollo y la función cerebral general, podrían explicar muchos rasgos conductuales de TEA, así como comorbilidades co-munes, como trastornos del sueño y ansiedad.

En términos simples, el mensaje al sistema nervioso simpático para que regrese a un estado de reposo y relajación simplemente no llega. También se ha observado una reducción en el tono de GABA en muchas otras enfermedades, como la epilepsia, el Alzheimer, la esquizofre-nia, la depresión y los trastornos musculoesqueléticos.

Como regulador homeostático maestro del cuerpo, el sistema endocannabinoide asegura que la actividad neuronal permanezca en equilibrio al liberar endocannabinoides (anandamida y 2-AG) de manera retrógrada donde se unen postsinápticamente a los receptores cannabinoides CB1. Esto incluye modular el punto óptimo neurológico entre el GABA y la transmisión del glu-tamato, con 2-AG potenciando ciertos receptores GABA.

Si bien la investigación para comprender el autismo tiende a adoptar un enfoque más reduc-cionista al centrarse en rasgos específicos del autismo, es posible que un desequilibrio de mayor alcance en el sistema endocannabinoide pueda explicar por qué el autismo incluye no solo dificultades emocionales y de comportamiento, sino también problemas gastrointestina-les, epilepsia, y alteraciones del sueño.

Está bien documentado que las alteraciones endocannabinoides contribuyen al desarrollo de diversos trastornos psiquiátricos y neurológicos, y, por lo tanto, es plausible que la desregu-lación del sistema endocannabinoide también pueda ser un factor fundamental en la aparición del autismo.

ESTUDIO DE EXPRESIÓN GENÉTICA

Un estudio de expresión génica en cerebros post mortem de sujetos con autismo encontró que todos compartían una expresión reducida del receptor CB1, lo que sin duda afectaría la capacidad del sistema endocannabinoide para mantener la homeostasis neurológica. También se observaron niveles más bajos de anandamida (AEA), un cannabinoide endógeno, y molécu-las de señalización de lípidos afines, N-palmitoiletanolamina (PEA) y N-oleoiletanolamina (OEA), en 93 niños autistas, lo que sugiere que algún tipo de deficiencia de endocannabinoides po-dría ser un factor contribuyente.

Otras alteraciones en el sistema endocannabinoide son evidentes en los niños autistas, aun-que no está claro si esto tiene un efecto causal en el TEA. En un estudio que comparó la ex-presión del receptor de cannabiniod CB2 en niños autistas con un grupo de control sano, aquellos con TEA mostraron una regulación al alza significativa de CB2.

Es posible que este aumento de la expresión de CB2 sea simplemente una acción compen-sadora del sistema endocannabinoide, que actúa para modular el estado inflamatorio elevado que a menudo se encuentra en el autismo, y que dirigirse selectivamente a los receptores CB2 podría ayudar a mejorar algunos de los síntomas de TEA y las comorbilidades causadas por la desregulación del sistema inmunológico.

La anandamida, que lleva el nombre de la palabra sánscrita para felicidad, también se está investigando como un objetivo farmacológico para mejorar el funcionamiento social deteriorado comúnmente asociado con el TEA. Usando un modelo de ratón de autismo, los científicos en-contraron que bloquear la producción de ácido graso amida hidrolasa (FAAH), la enzima que descompone la anandamida en el cuerpo, revirtió el marcado deterioro social de los roedores.

Los científicos también han demostrado cómo la oxitocina, el neuropéptido para sentirse bien que se produce cuando recibimos abrazos, controla la recompensa social impulsando la seña-lización mediada por anandamida en los receptores CB1.

Esta observación llevó a los investigadores a especular que, al menos en ratones con TEA, la actividad anandamida impulsada por oxitocina alterada puede desempeñar un papel en el desarrollo de conductas socialmente deterioradas.

Entonces, parecería que comprender la importancia del sistema endocannabinoide en el desarrollo del autismo podría conducir a un enfoque terapéutico más holístico para manejar los complejos grupos de dificultades conductuales y trastornos de salud de los pacientes con TEA.

CANNABIS Y AUTISMO: LA HISTORIA DE YUVAL

Se sabe que los compuestos de la planta de cannabis, en particular el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), interactúan con el sistema endocannabinoide, lo que puede ex-plicar por qué el cannabis en sus diversas formas parece disminuir el sufrimiento de muchos niños y adultos con TEA.

Al igual que los casos de niños con epilepsia severa que acaparan los titulares, a menudo son los padres de niños con autismo severo quienes se han vuelto más públicos sobre dar can-nabis a sus hijos.

Fue un cambio de vida.

Yuval, de 27 años, de Israel, tiene autismo severo y no habla. Al crecer, los medicamentos re-cetados recetados por los médicos para controlar sus arrebatos violentos, su comportamien-to autodestructivo y su alta ansiedad hicieron poco para controlar su comportamiento o mejo-rar su calidad de vida.

«Creo que las personas que no viven con autismo severo, realmente no pueden entender lo que significa», explica su madre Abigail Dar. “Es la vida a la sombra del infierno. Vives con una persona a la que adoras y amas, y está inquieto y ansioso y grita. Y sube y baja y no entien-des lo que quiere. Y enloquece a toda la casa, dejando de lado las autolesiones y los derrum-bes, solo lo cotidiano ”.

Cuando Abigail y su esposo contemplaron por primera vez darle cannabis a Yuval, el TEA no era una condición calificada para el cannabis medicinal en Israel (aunque la epilepsia pediátri-ca sí lo era). Gracias a la implacable campaña de Dar, Yuval finalmente recibió una receta.

“Fue como magia”, dice Dar, al describir el cambio que el cannabis provocó en la calidad de vida de Yuval. “Mi hijo se volvió una persona tranquila, más concentrada, con una sonrisa en el rostro, y más de un año no mostró ningún comportamiento autodestructivo ni arrebatos, lo cual para mí y para él es un milagro. Fue un cambio de vida, sabes que puedes pasar tiempo con él sin tener miedo todo el tiempo «.

En el caso de Yuval, respondió mejor a un aceite de cannabis de planta entera rico en CBD, que vaporiza la flor de cannabis con alto contenido de THC cuando está agitado. Los produc-tos de cannabis con CBD dominante sin THC tendían a aumentar su hiperactividad y ansie-dad. Sin embargo, algunos niños pueden experimentar mejoras significativas con el aceite de CBD solo.

PARA ALGUNOS, EL ACEITE DE CBD ES SUFICIENTE: LA HISTORIA DE NIALL

Niall McCartney, de Dublín, tenía apenas un año cuando una convulsión febril cambió su vida para siempre. Todo el idioma que había ganado se perdió y Niall pareció retirarse a un mundo solitario lleno de ansiedad y comportamiento autodestructivo. Finalmente se le diagnosticó autismo moderado, así como actividad convulsiva en curso y una lesión cerebral adquirida causada por la convulsión inicial.

Desesperada por encontrar soluciones, la mamá Sharon buscó en Internet, donde vio repeti-damente informes sobre cómo el aceite de cannabis brindaba alivio a los niños con TEA. En Irlanda, conseguirle a Niall una receta de cannabis medicinal no era una opción, por lo que

Sharon y su esposo decidieron probar el aceite de CBD.

“Lo primero fue que cesó el comportamiento autolesivo”, recuerda Sharon. «Los golpes de cabeza se detuvieron … y luego la hiperactividad se detuvo … Entonces se podía ver cómo su sistema se calmaba … todos estos sentidos que estaban en total sobrecarga se redujeron a un ritmo normal».

Pero quizás el cambio más dramático se produjo solo nueve días después de comenzar con el aceite de CBD, cuando Niall tuvo su primera conversación con su madre. “Me dijo, “mami, ya no me duele la cabeza y ya no tengo miedo“”, recuerda Sharon. «Ese fue el momento decisivo para mí como su madre, que acabo de decir que nunca voy a detener esto».

Niall, ahora de 9 años, continúa haciendo un buen progreso, gran parte de lo cual Sharon atri-buye al aceite de CBD que toma.

«Es simplemente un cambio de vida», dice ella. “Le ha dado a Niall la oportunidad de vivir una vida y no existir en el mundo al que siente que no pertenece … Nunca pensé que su vida sería así. Nunca pensé que tendría la calidad de vida que tiene ahora “.

EL CANNABIS COMO TRATAMIENTO PARA EL AUTISMO - LA PRUEBA

Con el excelente historial de seguridad del CBD y el importante cuerpo de investigación para la epilepsia pediátrica, no sorprende que los primeros estudios clínicos que examinen si el cannabis brinda algún alivio a los niños con TEA han favorecido los aceites de cannabis ricos en CBD.

En los últimos años, se han realizado tres estudios en Israel, donde aproximadamente 2500 niños y adultos con TEA reciben tratamiento con cannabinoides del programa nacional de cannabis medicinal (en gran parte debido a la campaña de Abigail Dar).

El primer estudio buscó examinar si el aceite de CBD ayudaría a mejorar las cuatro comorbili-dades comúnmente asociadas con el TEA: síntomas de hiperactividad, problemas para dor-mir, autolesiones y ansiedad.

53 niños recibieron aceite de cannabis rico en CBD durante un período promedio de 66 días. Aproximadamente dos tercios de los sujetos experimentaron mejoras en las autolesiones y ataques de ira, hiperactividad y problemas para dormir. La administración de CBD mejoró la ansiedad en el 47,1% de los niños, aunque el 23,5% encontró que su ansiedad había empe-orado. Cabe señalar que estos hallazgos se basaron en gran medida en los informes de los padres y no se debe subestimar su subjetividad.

ESTUDIOS RETROSPECTIVOS

Los científicos israelíes también realizaron un estudio retrospectivo que analiza los datos de 188 niños con TEA a los que se les administró principalmente aceite de cannabis (30% de CBD a 1,5% de THC) durante seis meses.

Utilizando un formato de cuestionario autoinformado que respondieron los padres o cuidado-res cuando los sujetos no pudieron hacerlo, los resultados fueron una vez más alentadores.

Después de seis meses de tratamiento con cannabis, el 30,1 por ciento de los participantes informaron una mejora significativa en su condición, con un 53,7 por ciento adicional notando beneficios moderados. De crucial importancia, solo se observaron efectos secundarios míni-mos.

Además, también se observaron cambios positivos en los marcadores de calidad de vida, como la capacidad de ducharse y vestirse de forma independiente. Sorprendentemente, después de seis meses, el 84 por ciento de los sujetos con TEA que tenían epilepsia informa-ron una «desaparición de los síntomas».

El mismo año, el Dr. Adi Aran publicó otro estudio retrospectivo con una cohorte más pequeña de 60 niños con TEA, esta vez utilizando la escala de Impresión de Cambio Global del Cuida-dor. Los sujetos recibieron un aceite de cannabis CBD: THC 20: 1 durante 7-13 meses. Una vez más, se observó una mejora considerable en los problemas de conducta en el 61% de los sujetos, un 39% de mejora en la ansiedad y un 47% en las dificultades de comunicación. La mayoría de los niños tomaban otros medicamentos junto con el cannabis, el 33% tomaba una dosis más baja y el 24% dejaba la medicación por completo al final del estudio.

ENSAYO ALEATORIZADO

Consciente de las limitaciones de su estudio inicial, el Dr. Aran realizó un ensayo aleatorizado de prueba de concepto adicional para el uso de cannabinoides como tratamiento para el au-tismo, cuyos resultados se acaban de publicar.

A 150 niños y adultos jóvenes con autismo que presentaban problemas de comportamiento moderados o graves se les administró un aceite de cannabis de planta completa que contenía una proporción de 20: 1 de CBD: THC, la misma proporción de CBD y THC purificados, o un placebo durante doce semanas. El objetivo del estudio no fue solo examinar si los cannabinoi-des son más efectivos que un placebo para mejorar los síntomas asociados con el autismo, sino también ver si el cannabis rico en CBD de toda la planta fue más efectivo en sus resulta-dos que el CBD y el THC por sí solos.

Si bien parece que los resultados no han sido tan concluyentes como quizás a los investiga-dores les hubiera gustado debido a un fuerte efecto placebo en el primer período del ensayo, en el cuestionario de Impresión Global del Clínico (CGI) que evalúa las mejoras en el compor-tamiento disruptivo de los niños, El 49% de los participantes tuvo una respuesta positiva al extracto de la planta completa, el 38% a los cannabinoides purificados y el 21% al placebo. El extracto de la planta entera también demostró ser superior en las puntuaciones de capaci-dad de respuesta social.

Actualmente se están reclutando varios otros ensayos clínicos para CBD y ASD, incluidos dos que utilizan Epidiolex, el medicamento farmacéutico de CBD purificado aprobado para la epi-lepsia pediátrica.

Otro estudio del King’s College de Londres examinará cómo una combinación de CBD y can-nabidivarina (CBDV) afecta el desequilibrio de excitación / inhibición en hombres adultos con autismo.

BANDERA ROJA: OMISIÓN DEL THC

El cannabis rico en THC está notablemente ausente en ninguno de los estudios clínicos, de hecho ignorando las experiencias de un número significativo de adultos y niños con TEA que dicen que sin la presencia de THC, simplemente no obtienen el mismo alivio del cannabis.

Cuando el probador de software de 31 años Justin Clarke probó por primera vez el cannabis para controlar su TEA, tuvo que tomar todo lo que su distribuidor pudiera darle. El cannabis medicinal no se había legalizado en ese momento en el Reino Unido, por lo que, de forma pre-determinada, se le dio una variedad de cannabis con alto contenido de THC.

«La primera vez que lo probé», recuerda Justin, «me sentí levantado, como si me hubieran qui-tado un peso de encima».

Desde la infancia, Justin había experimentado una sobrecarga sensorial, que junto con el TDAH significaba que no podía concentrarse ni disfrutar de los sentidos individuales.

«Es como un ecualizador gráfico en un estéreo donde todos los sensores sensoriales tienen un control deslizante», explica Justin. “Pero están demasiado altos por defecto, y el cannabis me ayuda a rechazarlos y concentrarme en los individuales. Lo que me ayuda a evitar la so-brecarga sensorial o mitigarla si ya está sucediendo «.

El cannabis también le ha permitido a Justin sentirse más relajado en situaciones sociales.

“Soy más capaz de relajarme con otros y unirme a la conversación”, dice, “especialmente en situaciones de grupo. Me siento mucho más cómodo cuando he tomado una pequeña canti-dad de cannabis. Parece que me ayuda a sintonizarme con lo que está sucediendo. Y tam-bién me resulta más fácil seguir lo que dicen los demás «.

Afortunadamente, la legalización del cannabis medicinal en el Reino Unido en 2018 significa que Justin ahora tiene una receta legal para su medicamento de cannabis. A lo largo de los años, ha experimentado con diferentes proporciones de cannabinoides, incluidos más productos ricos en CBD, pero al menos para él, solo el THC reduce la sobrecarga sensorial que encuen-tra tan abrumadora. Y sin estar en un estado de abrumador constante, Justin ahora puede abrazar la vida de una manera que nunca pensó que fuera posible, unirse a un club de corre-dores, hacer una incursión en la comedia de pie y convertirse en un activista médico del can-nabis en el Reino Unido.

Quizás aquí es donde la comunidad científica y médica se está equivocando: decidir qué es terapéuticamente beneficioso para las personas con TEA basándose en suposiciones que no toman en cuenta las conexiones internas y las experiencias del neurodiverso o las compleji-dades de la planta de cannabis. Al eliminar innecesariamente el THC de la conversación de investigación, les estamos haciendo un flaco favor a ambos.


Mary Biles es periodista, bloguera y educadora con experiencia en salud integral. Con sede entre el Reino Unido, está comprometida a informar con precisión los avances en la investiga-ción del cannabis medicinal.

Copyright, Project CBD. No puede reimprimirse sin permiso.

Revision date: 
Abr 20, 2021