Cannabis, CBD y Ansiedad

¿Podría el cannabidiol ayudarnos a sobrellevar los momentos estresantes?

Actualmente estamos viviendo tiempos que provocan ansiedad. El coronavirus es la receta perfecta para convertir incluso a los más relajados y centrados entre nosotros en naufragios preocupantes, imaginando los resultados más catastróficos (aunque poco probables) para nosotros y nuestros seres queridos.

Y eso, queridos amigos, es la vida cotidiana de alguien que vive con ansiedad. Lo sé porque durante los últimos quince años he habitado un mundo interior. Solo para mí, no es una pandemia de la que me estoy volviendo loco, sino males menores como si voy a hacer un completo idiota de mí mismo en alguna reunión social o mi propia madriguera de ansiedad favorita: sentirme ansioso por sentir ansiedad.

Si bien no existe una bala mágica para desterrar la ansiedad para siempre, el manejo de los síntomas de ansiedad es una razón común por la cual las personas toman cannabis, medicinal o de otro tipo, y el CBD muestra una promesa particular en estudios preliminares.

DESÓRDENES DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad son una colección de afecciones de salud mental caracterizadas por una preocupación desproporcionada sobre eventos futuros que provocan respuestas fisiológicas en el cuerpo, como opresión en el pecho, dificultad para respirar, tensión muscular, trastornos del sueño, sudoración excesiva, agitación, inquietud, irritabilidad, y dificultad para concentrarse.

El comportamiento de evitación son estrategias comunes entre los enfermos de ansiedad. Si ha tenido un ataque de pánico al cruzar un puente, existe la posibilidad de que nunca vuelva al otro lado del río. Y para los socialmente ansiosos entre nosotros, incluido yo mismo, no acudir a esa fiesta o después de las bebidas del trabajo o la boda de un amigo son tácticas empleadas regularmente.

Sin embargo, cuantas más situaciones evitemos, más pequeños serán nuestros mundos y, a menudo, es en este punto cuando se diagnostica un trastorno de ansiedad. En este momento, se estima que 264 millones son las personas en todo el mundo tienen algún tipo de trastorno de ansiedad, con aproximadamente 40 millones de ellos, residentes en los Estados Unidos.

Los trastornos de ansiedad incluyen el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) cuando la ansiedad se siente por una amplia gama de situaciones o problemas; trastorno de ansiedad social (SAD): miedo a ser juzgado o rechazado negativamente en situaciones sociales; trastorno de pánico: sentimientos repentinos de terror que resultan en ataques de pánico; trastorno obsesivo compulsivo (TOC): pensamientos y conductas repetitivas no bienvenidas; fobias: un miedo extremo provocado por una situación u objeto; y trastorno de estrés postraumático (TEPT): ansiedad que incluye flashbacks que se desarrollan después de algún tipo de evento traumático.

Debido a su naturaleza compleja y a menudo individualizada, no existe un enfoque único para el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Las terapias de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), a menudo se combinan con medicamentos contra la ansiedad como los antidepresivos ISRS o las benzodiacepinas para un efecto calmante más inmediato. También conocidas como tranquilizantes, las benzodiacepinas incluyen productos como Xanax y Valium, y si bien pueden inducir a los pacientes a un estado de calma sin ansiedad, si se toman a largo plazo, pueden provocar adicción.

Está claro, por lo tanto, que se debe desarrollar una nueva clase de medicamentos contra la ansiedad, sin riesgo de abuso o dependencia y libre de efectos secundarios. Y la gran esperanza «verde» es que la planta de cannabis podría ser la clave.

ESTRÉS, ANSIEDAD Y EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Hacer frente al estrés o relajarse de un día agitado, es una de las principales razones por las que millones de personas consumen cannabis. Si bien su usuario recreativo promedio no está interesado en los mecanismos biológicos detrás de por qué se sienten más relajados después de fumar un porro, la razón es casi seguro debido a la activación directa de su sistema endocannabinoide (ECS).

El ECS comprende ligandos grasos llamados endocannabinoides que se unen a una vasta red de sitios receptores de cannabinoides (CB1 y CB2) en todo el cerebro, el sistema nervioso central, el sistema inmune y los órganos. De naturaleza dinámica, trabaja constantemente para que todos nuestros sistemas fisiológicos se mantengan en equilibrio.

La vida está llena de factores estresantes externos: contaminación, falta de sueño, esa discusión con su jefe, los informes de noticias 24/7 sobre los millones de personas que mueren en todo el mundo por el coronavirus. Afortunadamente, el ECS funciona como un amortiguador para controlar que nuestros organismos no desarrollen algún tipo de enfermedad como resultado. También juega un papel crucial en la regulación del miedo, la ansiedad y la forma en que enfrentamos el estrés.

Se ha encontrado que la activación de los receptores CB1 en el cerebro y el sistema nervioso central calma los sentimientos de ansiedad, lo que se explica por qué el consumo de cannabis se activa a las personas.

Sin embargo, no se trata de que mientras más humos, menos ansioso te sientas, ya que las dosis más altas de THC, el principal compuesto psicoactivo del cannabis, pueden inducir ansiedad.

Se ha detectado la señalización mejorada entre los receptores CB1 y la anandamida endocannabinoide en la amígdala, un área clave del cerebro para el tratamiento del miedo, ayuda a los ratones a olvidar experiencias aterradoras.

Eso es algo de interés clínico para el tratamiento de los trastornos de ansiedad en los eventos aterradores del pasado se marcan indeleblemente en la memoria de un paciente, alimentando futuros sentimientos de ansiedad.

Sin embargo, el estrés crónico en sí mismo puede dañar nuestro sistema endocannabinoide. La exposición prolongada al estrés regula negativamente la señalización del receptor CB1 en las regiones del cerebro involucradas en el procesamiento emocional.

El estrés crónico también aumenta los niveles de amida hidrolasa de ácidos grasos (FAAH), la enzima que descompone la anandamida en el cuerpo, lo que resulta en los valores más bajos del endocannabinoide para sentirse bien.

Con una señalización debilitada de endocannabinoides, somos más vulnerables a desarrollar ansiedad y depresión. De hecho, un estudio detectó una clara relación inversa entre los niveles de anandamida y la severidad de la ansiedad en mujeres con depresión mayor;

Entonces, en términos básicos, cuanto más deficientes en anandamida tengamos, más ansiosos nos volveremos.

CBD: UN ENFOQUE MÚLTIPLE DE LA ANSIEDAD

Mientras que las compañías farmacéuticas de todo el mundo están experimentando con inhibidores sintéticos de la FAAH, con la esperanza de que se conviertan en la próxima gran novedad en los medicamentos contra la ansiedad, el cannabidiol (CBD), el compuesto no intoxicante que se encuentra en el cannabis, ha demostrado que inhibe la recaptación de anandamida y retrasa su metabolismo por la FAAH.

Varios estudios confirman que la administración de CBD mejora la señalización de CB1, promoviendo a su vez la creación de nuevas neuronas en el hipocampo,
que los científicos creen que contribuyen aún más al efecto ansiolítico del compuesto.

Sin embargo, la acción contra la ansiedad del CBD se extiende más allá de aumentar la señalización endocannabinoide. Los estudios en animales detectan cómo el CBD interactúa con los receptores de serotonina 5-HT1A en el cerebro, que son objetivos probados para medicamentos contra la ansiedad.

En un estudio, la administración de CBD a ratas a veces a 60 minutos de restricción forzada no solo reduce su frecuencia cardíaca y la presión arterial media, sino que también reduce los niveles de ansiedad. Sin embargo, estos resultados no se replican cuando las ratas se les administran un antagonista de 5-HT1A, que bloquean la interacción del CBD con los receptores de serotonina,

Lo que no está claro es si el CBD provoca este efecto al unirse directamente con 5-HT1A
receptores o indirectamente facilitando la señalización de serotonina 5-HT1A.

La neuroimagen en sujetos sanos que recibieron 400 mg de un aislado de CBD sugirió que la relajación que supuestamente experimentó pudo haber sido causada por la actividad en el sistema cerebral y paralímbico, áreas del cerebro asociadas con el procesamiento emocional, la memoria y los procesos cognitivos.

CBD Y ANSIEDAD: FUERA DEL LABORATORIO

Si bien aún queda mucho por descubrir sobre los mecanismos detrás del efecto ansiolítico del CBD, en ciertos estados y países de EE. UU. Donde el uso medicinal del cannabis es legal, los médicos están tratando a sus pacientes con cepas de cannabis ricas en CBD para los trastornos de ansiedad. Para el resto de nosotros todavía condenados a las edades oscuras de la prohibición, el aceite de CBD derivado del cáñamo ha sido nuestra salvación contra la ansiedad.

Considere el caso de Emily Wilson, una trabajadora de ayuda británica de 30 años que vive en Grecia. Durante los últimos tres años, Emily ha sido coordinadora de educación en un campo de refugiados en las afueras de Atenas, donde 2800 personas desplazadas de países como Siria, Afganistán, Irak e Irán viven juntas en contenedores de transporte convertidos, muchas de las cuales aún sufren graves daños. Trauma.

Con recursos limitados, Emily a menudo se sentía estresada y frustrada por las limitaciones del trabajo que podía hacer. Después de dos años trabajando en el campo de refugiados, su naturaleza naturalmente optimista y positiva ya no era una protección contra la tensión física y mental que soportaba a diario.

Debido a su naturaleza compleja y a menudo individualizada, no existe un enfoque único para el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

«Recuerdo algunas veces», relató Emily, «donde solo estaba caminando y comenzaba a pensar en el trabajo y mi pecho se apretaba y tenía que comenzar a respirar profundamente porque mi pecho se apretaba mucho». y me lloraban los ojos como si estuviera llorando. Pero fueron lágrimas de frustración y lágrimas de pánico. Esto sucedió una o dos veces por semana durante unas tres o cuatro semanas hasta que me di cuenta de que algo estaba realmente mal. Fue tan paralizante que no fui a trabajar porque no podía levantarme de la cama «.

Emily comenzó a tomar aceite de CBD de espectro completo, y después de aumentar gradualmente la dosis de una gota a tres gotas, tres veces al día, comenzó a sentir que sus niveles de ansiedad disminuían.

«Creo que el mayor beneficio para mí», dice Emily, «fue que evitó que la ansiedad se volviera completa». No eliminó los problemas, pero significaba que estaban allí, los reconocí, sabía que tenía que trabajar con ellos, pero no estaban en mi pecho, no estaban en mi garganta y no estaban “ No me detiene haciendo cosas. Entonces había una distancia de ellos. También sentí una profunda sensación de calma y una profunda sensación de, bueno, bueno, todo se puede resolver «.

PRUEBAS CON LIMITACIONES

Miles de relatos anecdóticos brillantes son una cosa, pero sin algunos ensayos clínicos aleatorios, las instituciones médicas convencionales nunca tomarán el CBD en serio como un tratamiento contra la ansiedad. Desafortunadamente, como con la mayoría de las áreas de investigación de cannabinoides, la investigación clínica sobre el CBD para la ansiedad aún es bastante corta.

Debido a que la ansiedad es un término tan amplio, la mayoría de las investigaciones realizadas hasta ahora se han concentrado en un solo tipo de trastorno de ansiedad, a saber, el trastorno de ansiedad social. Un protocolo bien establecido para medir la efectividad de un medicamento contra la ansiedad es su administración a personas con ansiedad social antes de que participen en una prueba de hablar en público.

En un estudio, se pidió a sujetos sanos y socialmente ansiosos que realizaran una prueba simulada de hablar en público.

Las personas con trastorno de ansiedad social recibieron una dosis única de 600 mg de CBD puro o un placebo. Los sujetos sanos realizaron la prueba sin ningún medicamento.

Esta fuerte dosis de CBD permitió a los participantes socialmente ansiosos realizar la tarea con «ansiedad significativamente reducida, deterioro cognitivo e incomodidad en su desempeño del habla», así como reducir sus niveles de estrés antes de la prueba. En comparación, al grupo placebo le fue menos bien experimentando altos niveles de ansiedad. No se observó diferencia en la ansiedad o el rendimiento entre el grupo de CBD y los sujetos sanos, lo que sugiere que una dosis única y alta de CBD antes de hablar en público puede permitir que las personas con ansiedad social se desempeñen tan bien como alguien sin trastorno de ansiedad social.

Sin embargo, administrar una dosis única de 600 mg de CBD purificado no refleja las experiencias clínicas de los médicos que recomiendan el cannabis medicinal a pacientes con ansiedad o la de millones de personas en todo el mundo que toman aceite de CBD a base de cáñamo para afecciones relacionadas con la ansiedad.

PLANTA PURIFICADA VS. PLANTA ENTERA CBD

Con la carrera por encontrar un nuevo medicamento contra la ansiedad que potencialmente valga miles de millones de dólares,

Hay poco beneficio financiero que disfrutar del desarrollo de medicamentos a base de cannabis de plantas enteras. Pero el CBD purificado, aunque es potencialmente más lucrativo y más fácil de estudiar en ensayos clínicos, tiene sus propios inconvenientes terapéuticos que no están presentes en los extractos de cannabis ricos en CBD de espectro completo.

Cualquiera que haya probado un aislado de CBD responderá por el hecho de que generalmente se necesita una dosis alta para obtener algún efecto terapéutico. Esta experiencia común se confirmó en un metanálisis que compara productos ricos en CBD con CBD purificado en pacientes con epilepsia.

El estudio encontró que los pacientes tomaron dosis mucho más bajas de cannabis rico en CBD para controlar con éxito sus ataques en comparación con las altas cantidades de CBD purificado utilizado en los ensayos clínicos de Epidiolex.

El aumento de la señalización de CB1 podría ser un objetivo terapéutico potencial para proteger y tratar los trastornos de ansiedad.

No solo eso, los estudios en animales demuestran cómo el CBD purificado tiene una «respuesta a la dosis en forma de campana”, por lo que solo muestra un beneficio terapéutico significativo a una dosis sustancial, con poca eficacia a dosis más bajas o más altas.

Esta respuesta a la dosis en forma de campana invertida se confirmó en el contexto de la ansiedad social cuando los voluntarios sanos que realizaron una prueba simulada de hablar en público solo experimentaron una reducción de la ansiedad cuando se les administraron 300 mg de CBD, pero ningún cambio con 150 mg o 600 mg, lo que sugiere una ventana terapéutica más estrecha en comparación con el cannabis rico en CBD.

Hasta hace poco, había poca evidencia de estudios en humanos sobre los efectos contra la ansiedad de tomar CBD durante un período prolongado de tiempo. Sin embargo, el año pasado, se publicó un estudio aleatorizado con placebo en el que adolescentes japoneses con ansiedad social y trastorno de personalidad evitadora recibieron 300 mg de CBD puro o un placebo diariamente durante cuatro semanas.

El CBD no solo disminuyó significativamente su ansiedad, sino que la mitad de los participantes que recibieron CBD expresaron su deseo de buscar terapia o tratamiento adicional al final del estudio, mientras que ninguno del grupo de placebo mencionó tal deseo.

En un estudio retrospectivo abierto publicado también en 2019, 72 pacientes psiquiátricos con ansiedad o trastornos del sueño recibieron entre 25-175 mg de CBD por día, junto con medicamentos psiquiátricos existentes.

Después de dos meses de tratamiento, el 78.1% de los pacientes informaron sentirse menos ansiosos y el 56.1% experimentó una mejoría del sueño.

LA EXPERIENCIA DE UN CLÍNICO

Estos resultados alentadores validan las experiencias de los médicos que recetan regularmente cannabis medicinal a pacientes con ansiedad. «Para mí, es una muy buena opción para tratar la ansiedad en las personas», dice la Dra. Rebecca Moore, una psiquiatra consultora con sede en el Reino Unido que atiende a pacientes en The Medical Cannabis Clinics en Londres.

«He visto algunos resultados asombrosamente maravillosos. Las personas que han tenido ansiedad de por vida, que están haciendo todo lo correcto en términos de su dieta, su ejercicio, sus suplementos, pero aún tienen una ansiedad bastante paralizante, y en un par de meses no tienen ninguna ansiedad. y no puedo creer lo que les pasó a ellos mismos.

“Una señora me dijo que había podido levantar un libro y leerlo por primera vez en 20 años, concentrarse y disfrutarlo. Y otra dijo que estaba planeando sus primeras vacaciones en 10 años. Ya sabes, son solo diferencias que cambian la vida de las personas «.

Si bien no existe una bala mágica para desterrar la ansiedad para siempre, el manejo de los síntomas de ansiedad es una razón común por la cual las personas toman cannabis, ya sea medicinal o de otro tipo.

El Dr. Moore descubrió que el cannabis medicinal, en particular el aceite rico en CBD, pero que también incluye pequeñas cantidades de THC, beneficia a los pacientes con todo tipo de trastornos de ansiedad. En general, los pacientes necesitan dosis mucho más pequeñas que las utilizadas en estudios preliminares publicados, y algunos se benefician de tan solo 30 mg de CBD por día.

Los pacientes generalmente llegan a la clínica del Dr. Moore porque encuentran que los medicamentos contra la ansiedad que se les han recetado a lo largo de los años no funcionan bien y luchan con los efectos secundarios severos. «He recibido gente», dice el Dr. Moore, «con cuatro o cinco medicamentos diferentes, que han logrado detenerlos a todos y simplemente tomar CBD. Las personas que tomaban dos antidepresivos, más una benzodiacepina, más una tableta para dormir por la noche, más un antihipertensivo, y los detuvieron a todos «.

En su tratamiento del trastorno de estrés postraumático con cannabinoides, el Dr. Moore ha visto algunos de los cambios más fascinantes en los pacientes: «Creo que particularmente con los recuerdos traumáticos, es tan interesante la forma en que parece afectar el recuerdo de las personas». La gente habla de sentir que sus recuerdos de trauma se están borrando. Y luego, muchas personas dicen que en realidad comienzan a recordar recuerdos positivos, a los que antes no podían acceder «.

ENSAYOS CLÍNICOS

En este momento, varios ensayos clínicos para estudiar la efectividad del CBD para la ansiedad están en proceso de reclutamiento, incluido uno que usa 25 mg de cápsulas de gel blando de CBD de espectro completo durante un período de doce semanas; y un ensayo clínico de fase II que evalúa la eficacia del CBD para la ansiedad social, que también medirá los cambios en los niveles de endocannabinoides.

Y un proyecto de investigación de la Escuela de Medicina de Harvard comparará las soluciones de CBD de plantas enteras y de extracto único para la ansiedad.
Sin embargo, desafortunadamente, con la investigación clínica avanzando a un ritmo lento, estamos muy lejos de la aprobación oficial del CBD como medicamento contra la ansiedad.

Mientras tanto, en un intento por minimizar cualquier daño a nuestro sistema endocannabinoide causado por el estrés actual del coronavirus que puede hacernos más vulnerables a los trastornos de ansiedad ahora y en el futuro, podríamos hacer mucho peor que incorporar cannabis de alta calidad y rico en CBD o un aceite de CBD en nuestra rutina de autocuidado.

Mary Biles, escritora colaboradora de Project CBD, es periodista, bloguera y educadora con experiencia en salud holística. Con sede en el Reino Unido y España, se compromete a informar con precisión los avances en la investigación de cannabis medicinal.

Copyright, Project CBD. No puede ser reimpreso sin permiso.


FUENTES

  • World Health Organization. Depression and Other Common Mental Disorders.
  • Anxiety and Depression Association of America. Facts and Statistics
  • Lutz, B et al. The endocannabinoid system in guarding against fear, anxiety and stress. Nat Rev Neurosci. 2015;16(12):705‐718.
  • Hillard C. J. Stress regulates endocannabinoid-CB1 receptor signaling. Seminars in immunology, 26(5), 2014, 380–388.
  • Lutz, J et al. Dose-related effects of delta-9-THC on emotional responses to acute psychosocial stress. Drug and Alcohol Dependence 177, 2017, 136-144.
  • Gunduz-Cinar, O et al. Convergent translational evidence of a role for anandamide in amygdala-mediated fear extinction, threat processing and stress-reactivity. Molecular psychiatry vol. 18,7 2013, 813-23.
  • Hillard C. J. Stress regulates endocannabinoid-CB1 receptor signaling. Seminars in immunology, 26(5), 2014, 380–388.
  • Hill, Matthew N et al. Suppression of amygdalar endocannabinoid signaling by stress contributes to activation of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis. Neuropsychopharmacology : official publication of the American College of Neuropsychopharmacology vol. 34,13 2009: 2733-45.
  • Hill, M N et al. Serum endocannabinoid content is altered in females with depressive disorders: a preliminary report. Pharmacopsychiatry vol. 41,2, 2008: 48-53.
  • Bluett, Rj et al. Central anandamide deficiency predicts stress-induced anxiety: behavioral reversal through endocannabinoid augmentation.Transl Psychiatry. 2014 Jul 8;4:e408.
  • Bedse, Gaurav et al. Therapeutic endocannabinoid augmentation for mood and anxiety disorders: comparative profiling of FAAH, MAGL and dual inhibitors. Translational psychiatry vol. 8,1 92. 26 Apr. 2018.
  • Elmes MW et al. Fatty acid-binding proteins (FABPs) are intracellular carriers for Δ9-tetrahydrocannabinol (THC) and cannabidiol (CBD). J Biol Chem. 2015;290(14):8711‐8721. doi:10.1074/jbc.M114.618447
  • Campos, AC et al. The anxiolytic effect of cannabidiol on chronically stressed mice depends on hippocampal neurogenesis: involvement of the endocannabinoid system. Int J Neuropsychopharmacol. 2013 Jul;16(6):1407-19.
  • Resstel, Leonardo B M et al. 5-HT1A receptors are involved in the cannabidiol-induced attenuation of behavioural and cardiovascular responses to acute restraint stress in rats. British journal of pharmacology vol. 156,1 (2009): 181-8.
  • Russo, EB et al. Agonistic properties of cannabidiol at 5-HT1a receptors. Neurochem Res. 2005 Aug;30(8):1037-43.
  • Rock, E M et al. Cannabidiol, a non-psychotropic component of cannabis, attenuates vomiting and nausea-like behaviour via indirect agonism of 5-HT(1A) somatodendritic autoreceptors in the dorsal raphe nucleus. British journal of pharmacology vol. 165,8, 2012, 2620-34.
  • Crippa, JA et al. Effects of cannabidiol (CBD) on regional cerebral blood flow. Neuropsychopharmacology. 2004 Feb;29(2):417-26.
  • Bergamaschi, Mateus M et al. Cannabidiol reduces the anxiety induced by simulated public speaking in treatment-naïve social phobia patients. Neuropsychopharmacology : official publication of the American College of Neuropsychopharmacology vol. 36,6, 2011, 1219-26.
  • Crippa, JA et al. Cannabinoids for the Treatment of Mental Disorders. The Lancet. Correspondence Vol  7, Issue 2, 2020, 125-126. Some researchers, who’ve invented their own patented fluorinated CBD compounds, have agreements with a pharmaceutical company to develop a synthetic CBD product for anxiety disorders.
  • Pamplona, FA et al. Potential Clinical Benefits of CBD-Rich Cannabis Extracts Over Purified CBD in Treatment-Resistant Epilepsy: Observational Data Meta-analysis. Front Neurol. 2018 Sep 12;9:759.
  • Gallily, R et al. Overcoming the Bell‐Shaped Dose‐Response of Cannabidiol by Using Cannabis Extract Enriched in Cannabidiol. Pharmacology & Pharmacy, 2015, 6, 75‐85.
  • Crippa, JA et al. Cannabidiol presents an inverted U-shaped dose-response curve in a simulated public speaking test. Braz J Psychiatry. 2019 Jan-Feb;41(1):9-14.
  • Masataka, N et al. Anxiolytic Effects of Repeated Cannabidiol Treatment in Teenagers With Social Anxiety Disorders. Front Psychol. 2019 Nov 8;10:2466.
  • Shannon, Scott et al. Cannabidiol in Anxiety and Sleep: A Large Case Series. The Permanente journal vol. 23, 2019, 18-041.
  • ClinicalTrials.gov. Cannabidiol for Anxiety.
  • ClinicalTrials.gov. CHI-902 for Treatment of Social Anxiety Disorder.
Fecha de revisión: 
Mayo 13, 2020