Cannabis, CBD & COVID-19

Lo que dice la ciencia sobre el CBD como agente antiviral & cómo la prohibición está empeorando una mala situación.

Con la cifra mundial de muertes por el coronavirus aumentando exponencialmente, The Lancet llamó la atención sobre la » evidencia acumulada » que indica que «los pacientes con COVID-19 grave podrían tener un síndrome de tormenta de citoquinas.»

Caracterizado por una reacción exagerada inmune en los pulmones, este síndrome poco comprendido puede enfermar y matar a las personas infectadas. La dificultad respiratoria es la principal causa de mortalidad en los casos de COVID-19. Los enfermos críticos que sobreviven a cuidados intensivos pueden sufrir daño pulmonar a largo plazo, lo que resulta en un deterioro funcional y una calidad de vida reducida.

Science Daily informa que una tormenta de citoquinas hiperinflamatorias, que involucra un aumento de células inmunes que se volvieron locas, probablemente fue la causa principal de muerte en varios brotes virales, incluida la pandemia de «gripe española» de 1918-20 (que mató a más de 50 millones de personas) Y, más recientemente, la gripe porcina H1N1 y la llamada gripe aviar.

En casos de insuficiencia pulmonar aguda inducida por virus, la terapia dirigida a tormentas con citoquinas parece tener sentido. Pero el tratamiento con corticosteroides no es una gran opción porque puede exacerbar la lesión pulmonar asociada a COVID-19. «Sin embargo», como enfatiza The Lancet, «en la hiperinflamación, es probable que la inmunosupresión sea beneficiosa.»

¿Podría el Cannabis Calmar una Tormenta de Citoquinas?

Varios estudios de laboratorio indican que los compuestos cannabinoides, en particular, el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC), son inmunosupresores. Esto explicaría por qué el cannabis medicinal es beneficioso para las personas con enfermedades autoinmunes e inflamación crónica.

Lo que plantea la pregunta: ¿podría el cannabis calmar una tormenta de citoquinas?

La respuesta corta es que no lo sabemos. Todavía hay muchas cosas que no entendemos sobre el cannabis y el sistema inmunitario.

Durante muchos años, la investigación científica en los Estados Unidos ha sido esposada por la prohibición del cannabis, y el gobierno federal continúa frustrando la investigación que podría arrojar luz sobre el uso terapéutico del cannabis y los extractos de aceite ricos en CBD de plantas enteras. El dominio federal sobre la investigación del cannabis es la razón principal por la que sabemos tan poco sobre el potencial clínico del CBD como remedio antiviral.

La prohibición del cannabis está exacerbando la crisis actual de otras maneras, también, como discutimos más adelante en este artículo. Por ahora, volvamos nuestra atención a las citocinas y los cannabinoides.

El CBD actúa como un potente antiinflamatorio, reduciendo la producción de citocinas e inhibiendo la función de las células inmunes.

¿Qué son las Citoquinas?

Secretadas por las células inmunes, las citocinas son un grupo de proteínas que regulan las respuestas inflamatorias a enfermedades e infecciones. Hay citocinas proinflamatorias y antiinflamatorias.

La sobreproducción o el exceso de secreción de moléculas mensajeras proinflamatorias pueden desencadenar una tormenta de citoquinas peligrosa y otras condiciones aberrantes. Una citocina conocida como factor de necrosis tumoral alfa (TNFa), por ejemplo, se produce en exceso en la artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune dolorosa que afecta a 1.3 millones de estadounidenses.

La interacción entre las citocinas, las células inmunes y el sistema cannabinoide endógeno juega un papel importante en la neuroinflamación y la neurodegeneración.

Está bien documentado que la estimulación del receptor de cannabinoides CB2 por el THC y sus contrapartes endógenas puede suprimir la inflamación. La señalización del receptor cannabinoide confiere efectos terapéuticos al regular negativamente la expresión de citoquinas inflamatorias.

Aunque el cannabidiol tiene poca afinidad de unión directa para el receptor CB2, el CBD también actúa como un potente antiinflamatorio, reduciendo la producción de citoquinas e inhibiendo la función de las células inmunes.

¿CBD para Infecciones Virales?

¿Podría el CBD ser un candidato viable para reducir la mortalidad en pacientes críticos infectados con COVID-19? Un par de docenas de sitios web ya proclaman que el CBD tiene aplicaciones antivirales, como si fuera un hecho médico establecido.

De hecho, hasta ahora solo hay «evidencia fragmentaria» que apunta al «posible uso de CBD en infecciones virales,» según un equipo de científicos británicos e italianos que recientemente abordaron este tema en la revista en línea Cannabis and Cannabinoid Research. Los autores hicieron referencia a un estudio in vitro, que sugirió que el CBD tenía un efecto antiviral directo contra el virus de la hepatitis C. Pero aparte de un único estudio preclínico que involucra la hepatitis C, hay poca evidencia científica que respalde las supuestas propiedades antivirales del CBD.

Los autores citaron otro estudio, que encontró que el CBD redujo la neuroinflamación en un modelo animal de esclerosis múltiple inducida por virus. Pero reconocen que esto podría tener más que ver con la eficacia del CBD como compuesto antiinflamatorio que con la actividad antiviral directa. Del mismo modo, los informes anecdóticos del uso de cannabidiol para tratar infecciones virales, como el herpes zóster y el herpes, «son plausibles sobre la base de las propiedades antiinflamatorias y analgésicas del CBD,» reconocieron los científicos, sin afirmar un efecto antiviral intrínseco.

El CBD se encuentra actualmente en ensayos clínicos en Israel como tratamiento para la enfermedad de injerto contra huésped (EICH), una afección potencialmente mortal (con una tasa de mortalidad superior al 80 por ciento) causada por el rechazo inmunitario sistémico de un trasplante de órgano o médula ósea. Hasta ahora, los resultados son alentadores. Las muertes por GHVD y COVID-19 implican reacciones exageradas inmunitarias extremas, pero hay una diferencia crucial: un virus no desencadena la EICH. Y el CBD nunca se ha probado como remedio para una tormenta de citoquinas inducida por virus.

Datos en Conflicto

Muchas aplicaciones terapéuticas de CBD y THC están relacionadas con su capacidad antiinflamatoria. Pero esa no es toda la historia. La interacción entre los cannabinoides y el sistema inmune es compleja, adaptativa y bidireccional.

En ciertas situaciones, los cannabinoides pueden potenciar la actividad inmune. Un estudio realizado en 2014 por científicos de la Universidad Estatal de Louisiana demostró que el consumo regular de cannabis puede aumentar el recuento de glóbulos blancos en los trastornos de inmunodeficiencia como el VIH, lo que sugiere un efecto proinflamatorio e inmunoestimulante. Eso es exactamente lo contrario de lo que se necesita para mitigar una tormenta de citocinas inducida por virus.

Dados los datos contradictorios sobre el impacto de los cannabinioides en la función inmune, los científicos médicos están reevaluando sus ideas sobre la inflamación y la inmunosupresión. Como informó Mary Biles para Project CBD: «Una nueva ola de investigación y creciente evidencia anecdótica apunta a que los cannabinoides tienen un efecto adaptativo e inmunomodulador, en lugar de simplemente suprimir la actividad inmune.”

La capacidad de los cannabinoides para suprimir y mejorar la función inmune da crédito a la noción de que el sistema endocannabinoide está involucrado en la inmunomodulación bidireccional, manteniendo la inflamación bajo condiciones saludables pero permitiendo una respuesta inflamatoria cuando sea necesario para combatir la infección.

El Dr. García de Palau, un clínico español de cannabis, lo resume así: «Creo que [el cannabis] es inmunosupresor cuando hay una respuesta hiperinmune, pero de lo contrario regula y corrige el sistema inmunitario. De hecho, se podría decir funciona como el sistema endocannabinoide, brindando equilibrio al organismo.”

Un Llamado a la Solidaridad

¿Qué significa esto, prácticamente hablando, para aquellos que usan CBD o cannabis durante la pandemia de COVID-19? ¿El consumo de pequeñas cantidades de CBD o cannabis como medida preventiva ayudará a fortalecer nuestra resistencia inmune, o podría hacernos más susceptibles al coronavirus? Solo un porcentaje relativamente pequeño de personas con COVID-19 experimenta una tormenta de citoquinas potencialmente mortal, pero si una está infectada (sin mostrar síntomas graves), ¿podría el CBD aumentar el riesgo de progresión grave de la enfermedad? ¿Tendría el CBD algún impacto?

La Asociación Internacional de Medicina Cannabinoide (IACM), con sede en Alemania, emitió una declaración sobre la pandemia de COVID-19 y el uso de cannabinoides, señalando que algunos estudios de laboratorio sugieren que los cannabinoides pueden tener efectos antivirales. «Sin embargo», según el IACM, «no hay evidencia de que los cannabinoides individuales, como CBD, CBG o THC, o las preparaciones de cannabis protejan contra la infección … o podrían usarse para tratar COVID-19, la enfermedad producida por este virus.”

Pero el IACM también enfatiza que «no hay evidencia de que el uso de cannabinoides pueda aumentar el riesgo de infección viral.”

Project CBD, un embajador de EE. UU. De la IACM, respalda el llamado de la asociación a «solidaridad durante este tiempo, especialmente con aquellos que están particularmente en riesgo de tal infección.» No comparta «información falsa que circula en Internet», implora el IACM. «Ayuda a contener la propagación del virus siguiendo las pautas del gobierno y las autoridades sanitarias.”

Ha habido informes de personas que almacenan productos de cannabis obtenidos de dispensarios con licencia y servicios de entrega en estados de EE. UU. Donde el cannabis es legal para uso terapéutico y / o para adultos. Varios gobiernos estatales han seguido el ejemplo de California al declarar que las empresas de cannabis son servicios esenciales que pueden permanecer abiertos, mientras que la pandemia provocó bloqueos y cierres en las zonas más afectadas.

Pero el cannabis sigue siendo ilegal según la ley federal, y la prohibición del cannabis está empeorando una situación terrible. La pandemia ha magnificado el daño causado por la política de drogas de EE. UU., Que continúa obstaculizando la investigación científica e impide los avances médicos al bloquear la investigación terapéutica de cannabis. En consecuencia, no tenemos respuestas claras a las preguntas clave sobre los cannabinoides y las infecciones virales en un momento de extrema necesidad.

COVID-19 y Prohibición del Cannabis

La prohibición del cannabis también está introduciendo riesgos innecesarios para la salud pública en otras áreas. Debido al estado criminal de la planta a nivel federal, los bancos tienen prohibido abrir cuentas y emitir tarjetas de crédito a las empresas de cannabis. Incluso las compañías legítimas con licencia estatal se ven obligadas a operar solo en efectivo, una práctica que pone en riesgo al personal dispensario de primera línea, a otros trabajadores de la industria y a los recaudadores de impuestos estatales. Manejar efectivo puede ser peligroso durante la pandemia.

Según New England Journal of Medicine, el coronavirus «es estable durante varias horas o días en aerosoles y en superficies.» Eso incluye papel moneda y monedas, según el Dr. Sanjay Maggirwar, presidente del departamento de microbiología, inmunología y medicina tropical de la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington. «Ciertamente con el coronavirus, el manejo del efectivo es una preocupación,» dijo a CBS MoneyWatch.

Al igual que con las restricciones a la investigación, esta práctica es completamente innecesaria y podría remediarse fácilmente con una acción legislativa rápida por parte del Congreso.

Prisioneros de Guerra Contra las Drogas

Las cárceles de EE. UU. Están a punto de convertirse en focos de COVID-19. El hacinamiento, la mala nutrición, el estrés tóxico y el envejecimiento de la población carcelaria ponen a las personas encarceladas en un riesgo excepcionalmente alto. Además, como señala la BBC: «Las personas esposadas no pueden taparse la boca cuando tosen o estornudan, los lavabos [en prisiones y cárceles] a menudo carecen de jabón, y el desinfectante de manos se considera contrabando debido a su contenido de alcohol.»

La guerra contra las drogas es una causa importante de hacinamiento en las cárceles estadounidenses, que han sido condenadas por organizaciones internacionales de derechos humanos. Un informe de 2016 del Centro de Justicia de Brennan concluyó que casi el 40 por ciento de los estadounidenses encarcelados están tras las rejas sin una razón de seguridad pública convincente.

El Last Prisoner Project estima que 40,000 convictos de cannabis no violentos son secuestrados en instituciones penales estatales y federales, y están cumpliendo condena por algo que ya no es ilegal en muchos estados. El grupo aboga por la rápida liberación de todos los prisioneros de cannabis y cualquier preso que tenga más de 65 años o que tenga una condición de salud subyacente.

«La salud de la prisión es salud pública por definición,» dice The Lancet. «Con aproximadamente 30 millones de personas liberadas de la custodia cada año en todo el mundo, las cárceles son un vector de transmisión comunitaria que impactará desproporcionadamente a las comunidades marginadas.»
Los defensores de la reforma de la justicia penal sostienen que reducir la población carcelaria debería ser una prioridad inmediata si queremos frenar la propagación de una enfermedad altamente infecciosa que, a diferencia de los propios presos, no puede ser contenida dentro de los muros de la prisión.


Martin A. Lee es el Director de Project CBD y autor de Smoke Signals: A Social History of Marijuana: Medical, Recreational and Scientific. Tiffany Devitt es Presidenta de Care By Design, una división de CannaCraft.


Copyright, Project CBD. No puede ser reimpreso sin permiso.


Sources

  1. Biles, Mary. Cannabis and the Immune System. Project CBD. May 18, 2019. https://www.projectcbd.org/science/cannabis-and-immune-system
  2. Das UN. Can Bioactive Lipids Augment Anti-cancer Action of Immunotherapy and Prevent Cytokine Storm? Arch Med Res. 2019 Aug;50(6):342-349. doi: 10.1016/j.arcmed.2019.10.004. Epub 2019 Oct 31. Review. PubMed PMID: 31677539.
  3. IACM: Statement of the Board on current corona virus pandemic and the use of cannabinoids, March 25, 2020. http://www.cannabis-med.org/english/bulletin/ww_en_db_cannabis_artikel.php?id=584#1
  4. Jean-Gilles L, Gran B, Constantinescu CS. Interaction between cytokines, cannabinoids and the nervous system. Immunobiology. 2010 Aug;215(8):606-10. doi: 10.1016/j.imbio.2009.12.006. Epub 2010 Jan 4. Review. PubMed PMID: 20153076.
  5. Kaplan BL, Springs AE, Kaminski NE. The profile of immune modulation by cannabidiol (CBD) involves deregulation of nuclear factor of activated T cells (NFAT). Biochem Pharmacol. 2008 Sep 15;76(6):726-37. doi: 10.1016/j.bcp.2008.06.022. Epub 2008 Jul 8. PubMed PMID: 18656454; PubMed Central PMCID: PMC2748879.
  6. Kinner SA, Young JT, Snow K, Southalan L, Lopez-Acuña D, Ferreira-Borges C, O’Moore É. Prisons and custodial settings are part of a comprehensive response to COVID-19.Lancet Public Health. 2020 Mar 17;. doi: 10.1016/S2468-2667(20)30058-X. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32197116.
  7. Klein TW, Lane B, Newton CA, Friedman H. The cannabinoid system and cytokine network. Proc Soc Exp Biol Med. 2000 Oct;225(1):1-8. doi: 10.1046/j.1525-1373.2000.22501.x. Review. PubMed PMID: 10998193.
  8. Klein TW, Newton C, Larsen K, Lu L, Perkins I, Nong L, Friedman H. The cannabinoid system and immune modulation. J Leukoc Biol. 2003 Oct;74(4):486-96. doi: 10.1189/jlb.0303101. Epub 2003 Jul 1. Review. PubMed PMID: 12960289.
  9. Lee, Martin A. ICRS 2018: CBD Shines in Leiden. Project CBD. Aug 15, 2018. https://www.projectcbd.org/science/icrs-2018-cbd-shines-leiden-part-1
  10. Lowe HI, Toyang NJ, McLaughlin W. Potential of Cannabidiol for the Treatment of Viral Hepatitis. Pharmacognosy Res. 2017 Jan-Mar;9(1):116-118. doi: 10.4103/0974-8490.199780. PubMed PMID: 28250664; PubMed Central PMCID: PMC5330095.
  11. Mecha M, Feliú A, Iñigo PM, Mestre L, Carrillo-Salinas FJ, Guaza C. Cannabidiol provides long-lasting protection against the deleterious effects of inflammation in a viral model of multiple sclerosis: a role for A2A receptors. Neurobiol Dis. 2013 Nov;59:141-50. doi: 10.1016/j.nbd.2013.06.016. Epub 2013 Jul 11. PubMed PMID: 23851307.
  12. Mehta P, McAuley DF, Brown M, Sanchez E, Tattersall RS, Manson JJ. COVID-19: consider cytokine storm syndromes and immunosuppression. Lancet. 2020 Mar 16;. doi: 10.1016/S0140-6736(20)30628-0. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32192578.
  13. Molina PE, Amedee AM, LeCapitaine NJ, Zabaleta J, Mohan M, Winsauer PJ, Vande Stouwe C, McGoey RR, Auten MW, LaMotte L, Chandra LC, Birke LL. Modulation of gut-specific mechanisms by chronic δ (9)-tetrahydrocannabinol administration in male rhesus macaques infected with simian immunodeficiency virus: a systems biology analysis. AIDS Res Hum Retroviruses. 2014 Jun;30(6):567-78. doi: 10.1089/aid.2013.0182. Epub 2014 Feb 7. PubMed PMID: 24400995.
  14. Reiss CS. Cannabinoids and Viral Infections. Pharmaceuticals (Basel). 2010 Jun 1;3(6):1873-1886. doi: 10.3390/ph3061873. PubMed PMID: 20634917; PubMed Central PMCID: PMC2903762.
  15. Scripps Research Institute. «Deadly immune “storm“ caused by emergent flu infections.» ScienceDaily, 27 February 2014. www.sciencedaily.com/releases/2014/02/140227142250.htm.
  16. Tagne, AM, Pacchetti B, Sodergren M, Cosentino M, and Marino F. Cannabidiol for Viral Disease: Hype or Hope? Cannabis and Cannabinoid Research. Jan 15, 2020 ahead of print. http://doi.org/10.1089/can.2019.0060
  17. Teijaro JR, Walsh KB, Rice S, Rosen HM. Oldstone BA. Mapping the innate signaling cascade essential for cytokine storm during influenza virus infection. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2014; DOI: 10.1073/pnas.1400593111
  18. van Doremalen N, Bushmaker T, Morris DH, Holbrook MG, Gamble A, Williamson BN, Tamin A, Harcourt JL, Thornburg NJ, Gerber SI, Lloyd-Smith JO, de Wit E, Munster VJ. Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. N Engl J Med. 2020 Mar 17;. doi: 10.1056/NEJMc2004973. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32182409.
  19. Vuolo F, Petronilho F, Sonai B, Ritter C, Hallak JE, Zuardi AW, Crippa JA, Dal-Pizzol F. Evaluation of Serum Cytokines Levels and the Role of Cannabidiol Treatment in Animal Model of Asthma. Mediators Inflamm. 2015;2015:538670. doi: 10.1155/2015/538670. Epub 2015 May 25. PubMed PMID: 26101464; PubMed Central PMCID: PMC4458548.
Fecha de revisión: 
Abr 2, 2020